Cómo controlar el estrés frente a un sismo

El mundo nos sorprende día a día, es por eso que debemos estar preparados para un sismo y saber controlar el estrés antes, durante y después de uno.

Compartir

Si tú eres de los que a cada rato siente que está temblando, hasta dormido escuchas la alerta sísmica, o que durante un sismo corre, grita, empuja, se desmaya, o entra en crisis de ansiedad, siento decirte que tienes “Estrés post traumático por sismos”. Y ante este caso, solo un especialista te puede ayudar. Pero ¿qué hacer para no caer en este tipo de estrés?

Es importante recordar que los seres humanos somos los únicos animales capaces de pensar en cosas positivas, aunque no tengamos ningún elemento que los sustenten, de igual manera somos los únicos en pensar en un futuro totalmente negativo y caótico sin contar con los elementos que igualmente los respalden.

Por lo tanto, debemos tener mucho cuidado con la información que le vamos a meter a nuestra mente, y mucho más si se trata de una catástrofe como la de un sismo, porque si no tomamos las debidas precauciones podríamos generarnos a nosotros mismos, y a las personas que nos rodean (principalmente a los niños), un “estrés post traumático”, que no será nada sencillo quitar después y que cada vez que se reviva un evento similar las personas volverán a reaccionar con una crisis de ansiedad, pánico, o con episodios depresivos.

No olvidemos que la diferencia entre las personas con alta resiliencia (que se reponen fácilmente a los problemas) y los que les que no, radica en lo que hacen antes, durante y después de los traumas.

Qué hacer antes:

– Hablar del tema con todos los miembros de la familia, y de la importancia que es seguir las instrucciones. *Es importante no caer en historias de terror, es hablar serio porque es algo que pasa
– Hacer los simulacros correspondientes
– Fomentar la importancia de la tranquilidad, ya que la tranquilidad y la desesperación se contagian
– Avisarle a los niños y a las personas más sensibles que en la calle, así como en su escuela, habrá personas gritando, corriendo y llorando, y que ellos deberán de mantener la calma en la medida que les sea posible
– Si son niños avisarles que después de un temblor alguien acudirá a su escuela para estar con ellos lo más pronto posible
– Coordinarnos con las escuelas para que los niños y nosotros también les tengamos confianza
– Informarnos sobre los sismos, para tomar las cosas con la mayor naturalidad posible

Lee: ¿Qué dicen las grietas de tu casa?

Qué hacer durante:

– Tratar de mantener la calma dentro de lo posible
– Seguir las instrucciones lo más apegados al plan para mantener la confianza
– Decir en todo momento “Lo vamos hacer como lo practicamos”
– Hacer caso omiso de las personas que gritan, lloran, corren, sienten que se desvanecen, o se ponen a rezar. (Si tú eres una de esas personas acude con un especialista, ya que tienes “Estrés post traumático por sismos”)
– Enfócate en una sola cosa a la vez y respira en todo momento
– Después del suceso felicitar a toda la familia “bien familia, lo hicimos” si estás en la oficina felicítate a ti mismo con un aplauso y diciéndote “Bien”
– Sigue las instrucciones de los expertos

Qué hacer después:

Aquí es donde los expertos nos dicen que se forma realmente el “Estrés post traumático por sismos”. Por lo tanto, toma muy en cuenta lo siguiente:

– Tratar de estar bien dentro de lo que se pueda estar bien, respirando y pensando que todo va estar bien
– Reconoce que te asustaste, y sacar -ahora sí- tus emociones
– Hablar de lo sucedido y dejar que los demás también se expresen. Sin exagerar o sin terminar metiéndonos más miedos.
– No corras a las redes sociales para fomentar más el chisme o la desinformación. (Si no vas a ayudar, mejor no estorbes)
– Si en ese momento está en tus manos ayudar, ayuda es la mejor manera de quitarse el estrés
– Si alguien entró en pánico y no hizo lo debido, no es momento de culpar o reclamar
– Mantente informado de lo sucedido lo antes posible

Te interesa: Lo que debes saber después de un sismo

– En caso de no ser o tener buenas noticias, no es momento de que los niños, ni las personas más susceptibles se enteren. A ellos se les informa poco a poco, siempre haciendo hincapié de que todo al final va a salir bien
– Trata de nunca fomentar el caos o la desinformación, menos con niños o con personas susceptibles
– Trata de continuar con tu vida lo más normal posible
– Seleccionar la información más verídica
– NO TE METAS MÁS INFORMACIÓN DE LA QUE NECESITAS
– Si son malas noticias, se recomienda por salud mental, que te informes 15 minutos máximo cada 2 horas. No abuces de la TV, la radio o las redes sociales. No te la paces viendo tele todo el día
– Nunca, nunca, nunca, pongas a los niños o a las personas susceptibles a ver las imágenes en televisión, redes sociales, y mucho menos los lleves  al lugar de los desastres

Lee: Lo que se hace vs. lo que se debe hacer en un sismo

– No hables del tema todo el día, y aléjate de las personas que no hacen más que hablar de lo mismo
– Hacer una junta de familia para hablar del temblor, así como las medidas a seguir de ahora en adelante
– Para un niño no es importante estar informado, mejor enséñale apoyar a los damnificados
– Sacar a los niños a despejarse y dar una vuelta en los parques y hablar de otros temas para despejarse de la tragedia

Si en tus manos no está el poder hacer algo, trata de hacer tu vida lo más normal que se pueda. Y no te preocupes por algo que no puedes ya cambiar… Mejor ocúpate en lo que sí puedes ayudar…

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (14 votes, average: 4.36 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta