El mundo sin vacunas

No hay que dejar de ser críticos a este sistema, pero tampoco dejar de imaginar cómo sería un mundo sin vacunas.

525
0
Compartir

¡Terrible epidemia de rubeola azota a Estados Unidos! 12.5 millones de personas infectadas, 2 mil bebés fallecidos, 11 mil abortos espontáneos a causa de esta enfermedad.

Bacterias y el lado oscuro

Lamentablemente estos datos son correctos. Afortunadamente es una noticia de 1965. Gracias a la vacuna contra la rubeola, en Estados Unidos solo han sido reportados 15 casos de esta infección desde 2012. La diferencia en cifras es impresionante y muy similar para todas las enfermedades que tienen vacunas: hay un antes y un después muy claro.

Las vacunas funcionan a nivel individual provocando en nuestro sistema inmune la creación de anticuerpos para combatir patógenos, de modo que el cuerpo esté ya preparado y pueda tener una defensa fuerte en caso de que vuelva a encontrarse con ese patógeno. Pero esto no es lo único que se tiene que saber sobre el funcionamiento de las vacunas.

Pequeños holocaustos zombies

A nivel de población existe algo llamado “inmunidad de rebaño” o “inmunidad colectiva”. Las poblaciones actuales humanas son un oasis para virus y bacterias, ya que en cada persona encuentran oportunidad para vivir e infectar a otras. Si una porción grande de una comunidad está protegida, o sea vacunada, contra una enfermedad contagiosa, los patógenos tendrán menos y menos oportunidades para sobrevivir y por lo tanto de contagiar a otros. En poblaciones con altos índices de vacunación, las epidemias son imposibles.

Cuando una persona se vacuna se está protegiendo a si misma, pero también está haciendo un servicio a la comunidad, en especial a personas que por diversos motivos no pueden vacunarse, como recién nacidos, mujeres embarazadas, personas ancianas o enfermas.

Además, vacunarse es también un servicio para las comunidades futuras. Las campañas de vacunación han logrado que actualmente la viruela esté erradicada en el mundo, y que sepamos sobre enfermedades antes tan comunes como la polio, la difteria y el tétanos, solamente por historias que nos cuentan personas mayores. Gracias a que estas personas mayores junto con todos sus contemporáneos se vacunaron, es que hoy no tenemos estos problemas de salud pública.

Y será gracias a la población actual y sus prácticas de vacunación, que se podrá o no decir lo mismo en el futuro.

El sistema de salud actual tiene muchas fallas, y es verdad que también tiene muchos intereses lejanos a la salud. Uno de los elementos que generan suspicacia hacia las vacunas es que son un negocio para grandes farmacéuticas. No hay que dejar de ser críticos a este sistema, pero tampoco dejar de imaginar cómo sería un mundo sin vacunas. Intuyo que quienes están en contra de éstas es porque realmente nunca han visto un mundo así.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (12 votes, average: 4,58 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta