flaca con panza

Soy flaca pero tengo panza ¿pooor?

El exceso de grasa alrededor del ombligo, o lo que forma la “panza” es algo muy común que afecta tanto a hombres como a mujeres

Compartir

¿Por qué si en general soy de cuerpo delgado, aun así tengo panza? El exceso de grasa alrededor del ombligo, o lo que forma la “panza” es algo muy común que afecta tanto a hombres como a mujeres. Y por si la naturaleza no fuera lo suficientemente cruel, esta condición aumenta después de cumplir los 25. 

 

¿Qué es lo que causa que tengas panza?

Este es un tema en donde la genética tiene un buen papel. Tus genes son los que determinan de que forma estará tu cuerpo y en dónde acumularás más grasa. Por eso es importante que conozcas qué tipo de cuerpo tienes y así puedas actuar de acuerdo a esto.

¿Cómo deshacerte de la grasa que te hace panza?

  1. Cambia los carbohidratos simples. Las personas que comen granos enteros tienden a acumular menos grasa que las personas que consumen harinas refinadas. Come más carbohidratos complejos y menos carbohidratos simples.
  2. Todo con moderación. Se han hecho varios estudios que demuestran que beber una copa de vino de vez en cuando te ayuda a relajarte, acelera el metabolismo y ayuda a la quema de grasa. Sin embargo si eres de las personas que toman tres veces a la semana, además mezclas tu alcohol con refrescos y a todo esto, le aumentas que comes cualquier cosa mientras tomas… estás acumulando grasa en tu abdomen. Balancea tu consumo de alcohol y evita comer mientras bebes.
  3. Haz ejercicio de forma efectiva. Ir una hora a usar la elíptica en el gym, no te va a servir de absolutamente nada. Si quieres que tu ejercicio queme grasa, haz un programa que combine cardio con ejercicios de fuerza. En el app de InstaFit Workouts tenemos un programa diseñado para eliminar la grasa del abdomen que combina ejercicios de intervalos con cardio y fuerza.
  4. Algo MUY IMPORTANTE y que llega a confundirse mucho con exceso de panza, es que vives inflamada. Existen muchos alimentos que te inflaman y si son parte de tu dieta regular, quizás ni te has dado cuenta. Un ejemplo de esto son los lácteos, intenta no comerlos por una semana y observa cómo reacciona tu cuerpo.

Además, incluye en tu alimentación melón, sandía, aguacate, leche de almendras, espárragos, apio, espinacas y nueces que ayudan a desinflamarte.

  1. Gasta energía. La fórmula es simple, la grasa acumulada es resultado de que tienes más energía de la que quemas. Si consumes más calorías de las que quemas, estas se almacenan en tu cuerpo. Y como siempre te explicamos, no necesitas matarte de hambre, necesitas revisar de dónde vienen las calorías que consumes. Si consumes 500 calorías de espinaca, aunque sean muchas, se van a aprovechar de mejor manera que si consumes 500 calorías de pan.
  2. Come proteína. Consumir proteína magra, es decir sin grasa, ayuda a la pérdida de peso ya que tu cuerpo trabaja más para asimilarla y la utiliza de mejor forma. Ojo, tampoco tienes que comerte una vaca entera, pero con que en cada comida incluyas una porción basta.
  3. Controla tu estrés. Cuando te enojas o estresas, tu cuerpo libera hormona de cortisol que está relacionada en varios estudios del aumento de peso. Se ha encontrado que esta hormona ayuda a que tu cuerpo acumule grasa en el área abdominal.

Y el punto más importante es que no te obsesiones. La pérdida de peso es un proceso lento y en vez de enfocarte en estar más flaca o sin panza, tu enfoque debe de estar en tener un cuerpo más saludable. 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (40 votes, average: 4.50 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta