Señales de que te encanta ser el centro de atención

Tal vez tus ganas de ser siempre el centro de atención sean, en realidad un problema de baja autoestima

Compartir

La mayoría de nosotros los mortales, pasamos más desapercibidos que una iguana en la playa. Sentimos que nadie nos pelo y por eso buscamos atención como podemos.
Desde hablando sobre nosotros mismos en cada oportunidad que tenemos sin escuchar a los que están alrededor, hasta gritando en un restaurante para que todos nos volteen a ver.

Checa estas señales que indican que alguien rueeeega por ser el centro de atención:

Enseña de más
En serio no hay necesidad. Y nos referimos desde el cuerpo hasta la vida.

El máster de las historias
Siempre tiene algo por decir un puntito más interesante que tú. No se espera a que acabes tu anécdota cuando te interrumpe con algo más trágico-divertido-wow.

El fanático de los problemas
Busca cualquier pretexto para pelearse con alguien verbalmente o agarrarse a golpes, sobre todo en público.

El adicto al drama
Todo es conflicto, no importa si es una tontería, cualquier situación es perfecta para tirarse a las lágrimas y hasta patalear. Crisis a la primera oportunidad.

El enfermo eterno
Llora por cualquier dolorcito de cabeza y quiere que todos lo volteen a ver por sus “males”. Utiliza sus enfermedades y las exagera para llamar la atención.

Rosa, rasurado y parado
No piensen mal, nos referimos al pelo. No tiene nada de malo que se pongan creativos con su ropa y estilo, pero hay un límite entre rosa y rosa-mata-pupila.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 4.67 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta