Thalía nos contó sobre la enfermedad que ahora tiene Justin Bieber

Este mal es muy difícil de diagnosticar, porque comparte síntomas con la fibromialgia y el lupus, por eso hay mucha gente que no sabe a ciencia cierta lo que tiene

Compartir

Como lo ha hecho en otras ocasiones, Justin Bieber utilizó su cuenta de Instagram para compartir con sus seguidores información sobre su estado de salud.

“Mientras que mucha gente no para de decir que el aspecto de Justin Bieber es terrible, que consume metanfetamina, etc, de lo que no se dan cuenta es de que recientemente he sido diagnosticado con la enfermedad de Lyme. No solo eso, sino que tuve un grave caso de mononucleosis crónica que afectó mi piel, funciones cerebrales, energía y toda mi salud. Han sido un par de años duros, pero estoy teniendo el tratamiento adecuado que ayudara a tratar esta enfermedad que de momento es incurable y volveré mejor que nunca”.

Pero, ¿qué es la enfermedad de Lyme?
Es una enfermedad causada por una bacteria que se llama Borrelia burgdorferi, que traen las garrapatas negras. Es muy difícil de diagnosticar y puede provocar dolores en las articulaciones, parálisis facial temporal, una especie de nebulosa mental, afecta el movimiento muscular, entre muchas otras cosas.

Hace un par de meses, Thalía fue nuestra portada y en su entrevista con la Jefa, habló sobre cómo vive con esta enfermedad y todo el proceso al que se enfrentó desde antes de ser diagnosticada.

“Fue un verano que fuimos a los Hamptons y había muchos venados, que son los que las traen. Donde hay pasto alto, ahí es donde se quedan las garrapatas infectadas con esta enfermedad para atacar. Yo me acuerdo que me la pasaba rico, relajada con mi pancita cerca del césped, y de repente me empecé a sentir mal. Y los doctores decían que seguro era mi embarazo, que estaba a punto de tener a la niña, que era eso. Cuando tuve a mi hija, yo decía, ‘o sea, no es el embarazo, ya tengo a mi hija y siento que me estoy muriendo. No puedo dormir un segundo, sudo, me duele todo el cuerpo, cada articulación, cada músculo, en la planta de los pies siento que tengo alfileres, el cuello no lo puedo mover, cognitivamente no me acuerdo del nombre de las personas. Algo me está pasando que no es del embarazo o el posparto. Y seguían, ‘no, es la lactancia, vas a estar mejor cuando la niña tal…’ y no. Yo iba con los doctores y les decía, ‘por favor, sácame sangre’. Me decían que estaba exagerando, que era el posparto y yo, ‘no estoy triste, es el momento más feliz de mi vida, tengo lo que siempre soñé, ¡una hija!’. Bueno, no le daban al clavo y yo empecé a investigar mis síntomas. Lo que más salía era fibromialgia, lupus, y Lyme disease. Yo fui con mi doctor y le dije ‘hazme estas pruebas para estas enfermedades y mándalo a cinco laboratorios’ y vi que había tres laboratorios específicos que solamente detectan Lyme, así que pedí que los mandaran ahí también. Y salió positivo. Me empecé a tratar; dos años de tratamiento de caballo. Porque te tienes que tomar como cinco antibióticos, más inyecciones de penicilina. Tenía bolas de la penicilina, se me cayó el pelo, una cosa horrible. Y llegó un momento en que llegué a la meseta en que se controló el Lyme y las coinfecciones, porque cada garrapata puede tener la bacteria de Lyme, pero también puede tener coinfecciones. La mía tenía cuatro cosas más”.

Sumado a que debe controlarse de por vida, hay algunas otras restricciones que en su caso, Thalía tiene para poder controlar el Lyme.

“Desde hace doce años y medio cambié de vida; tengo que hacer ejercicio todos los días. Ni siquiera para verme bien, lo hago porque me da energía, movilidad, vitalidad y también hago yoga para estirarme. Alimentación: fuera harinas, arroz, papas, pastas, todo eso tan delicioso, me lo doy en dosis porque eso se convierte en azúcar, el azúcar se convierte en gasolina para estas bacterias. Alcohol: llevo cuatro años limpia, ya nada. Un cambio de vida total. El estrés no me puede atacar porque me drena el sistema inmune y lo poquito de bacteria que todavía hay, crece otra vez. Es un régimen de vida pero aprendí a amarlo y a disfrutarlo mucho… esa ha sido la lección más grande de vida. La supervivencia, conectar conmigo”.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta