Te urge inmunidad mental y nosotros te decimos cómo tenerla

La inmunidad mental es aprender a evitar las emociones destructivas y a desarrollar las positivas

Compartir

El libro de la alegría, o The Book of Joy, cubre un encuentro entre dos premios Nobel de la Paz; su Santidad el Dalai Lama y el arzobispo Desmond Tutu, dos altas figuras de distintas religiones, que se quieren, se respetan y a lo largo de los años se han dado cuenta de que sus creencias no son tan diferentes, pues buscan un fin último: la felicidad y la paz.

Entiendes perfectamente por qué se llama de la alegría y no de la felicidad, porque habla de que aun en momentos de infelicidad puedes llegar a tener momentos de alegría y paz. El hecho de que el Dalai Lama viva con fe, paz y alegría luego de más de 50 años exilio o que alguien como Viktor Fankl escribiera El hombre en busca de sentido después de pasar tres años de campos de concentración, comprueba que sí es posible. Sí te puedes mantener positivo, con fe, paz y ganas de seguir viviendo, siempre y cuando exista un trabajo persona y una espiritualidad que te lleven a conseguir una mayor “inmunidad mental”.

Como en todo, para entender de dónde viene la alegría, habría que analizar los obstáculos que nos impiden estar alegres todo el tiempo, que por supuesto son muchos. El miedo, el estrés, la desesperación, la desconfianza, la envidia, el sufrimiento, la enfermedad, etc. entonces el Dalai Lama pregunta, “¿por qué si hacemos todo para evitar el dolor físico, no hacemos lo mismo con nuestra mente?”. El dolor mental es igual o peor que el físico y, de hecho, puede desencadenarlo. Entonces, de la misma manera que nos cuidamos con vitaminas, ejercicio y comida saludable, debemos actuar para blindar nuestra parte emocional.

INMUNE SERÉ

Lo primero es entender qué va a sostener lo que estamos buscando. Tomamos la palabra alegría muy a la ligera, pero basta decir que sin ella no hay felicidad ni paz. Los ocho pilares que tenemos que alcanzar se dicen fácil, pero son todo menos eso:

  1. Perspectiva: hay que saber salirnos de nuestro punto de vista y ver que nuestros problemas no son tan importantes.
  2. Humildad: cuando aceptas que necesitas ayuda y no eres todopoderoso, también te vas a dar más chance a ti mismo de equivocarte.
  3. Humor: la ligereza de saber reírte de tus cosas y de la vida es más benéfica de lo que piensas.
  4. Aceptación: saber que hay cosas que no podemos cambiar y que por algo son así.
  5. Perdón: nos ayuda a soltar errores y decepciones del pasado para no cargar con ellas.
  6. Gratitud: casi, casi, el elixir de la felicidad consiste en agradecer lo que tienes, lo que no, lo que te pasa y lo que no, porque todo es un regalo.

Hay muchas formas de empezar a trabajar tu inmunidad mental a través de la meditación, el rezo y hasta tu respiración. Escoge al menos dos de estas acciones y encuentra, cada día, momentos de paz para hacerlos:

  • Decidir tu intención del día
  • Ejercitar la respiración
  • Escuchar a tu cuerpo
  • Recordarte lo afortunado que eres
  • Ayunar
  • Aterrizar preocupaciones con humildad
  • Soltar los apegos y generar compasión

 

 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votes, average: 4.83 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta