¿Por qué no tienes paz?

Ni te claves, de nada sirve que quieras estar relajado. El estrés es bueno y te ayuda a alcanzar tus objetivos

Compartir

El estrés tiene una imagen negativa, pero se ha demostrado que no es “completamente malo”, dice Celina Anaya-Huertas, doctora en Psicobiología por la Universidad Complutense de Madrid, España e investigadora y docente de la UNAM y Universidad La Salle. Un estrés breve, leve y controlado puede ser estimulante. A esto se le llama eustrés, la parte benéfica del estrés.

El estrés causa bajas en el sistema inmunológico, incrementa el ritmo cardíaco, quita el sueño y hace que subas de peso. Es una pesadilla cuando no sabes en qué momento terminará ese lapso tan difícil para ti. Si sabes que lo que te presiona tiene un límite, te permite enfocarte.

No es lo mismo que vivas estresado porque no logras leer todos tus correos electrónicos, que es un trabajo que nunca vas a terminar, que estresarte un rato porque debes entregar u libro en una fecha determinada. “Dentro de ciertos límites, nuestro rendimiento es mejor cuando estamos ligeramente estresados”, dice Anaya-Huertas.

BÁJALE UN POQUITO

Simplifica y prioriza
No todo lo que está en tu lista de pendientes debe lograrse hoy. Deja un para para después y enumera el resto de lo más importante a lo menos.

No eres súper humano
No puedes hacer todo solo. Te vas a estresar de más si no sabes decir “por favor, ayúdame”.

Ríe y haz ejercicio
El estrés puede dañar tu cuerpo, mente y emociones. La risa, el humor y el ejercicio curan el estrés. El ejercicio incrementa la serotonina que ayuda a mantenerte lejos de la depresión y produce endorfinas que te hacen feliz, controlan el estrés y la ansiedad.

Una actividad a la vez
No te hagas esclavo del multitasking. Eso produce un poco de ansiedad. Concéntrate en las actividades una por una.

Duerme
Antes de acostarte deja a un lado todo lo que contenga azúcar y estimulantes. Cuando estás estresado se te antoja algo dulce y lamento decirte que lo dulce, estresa.

Aprende a decir que no
Hay momentos en los que ya no te cabe un proyecto más en el plato

Encuentra qué te hace descansar
Quizá no sea dormir, tal vez te ayuda una clase de meditación o una de mucho ejercicio cardiovascular.

El equilibrio mental, emocional y físico parte de saber encontrar las cosas que uno puede hacer y las que no y pedir ayuda. “Hay que tener un sistema de apoyo emocional”.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 4.50 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta