¿Por qué me autodestruyo?

Según estos picudos en psicología social, los comportamientos destructivos podrían tener una razón biológica

Compartir

Según el psicólogo social Vladas Griskevicius, académico de la Universidad Carlson School of Management, de Minnesota, las personas que crecieron en un ambiente inseguro, hostil y violento son más propensas a tomar malas decisiones, pero también tienen mucha más capacidad de adaptarse a las crisis. Su apuesta es que entendamos que los comportamientos destructivos pueden tener su origen en la manera en que el cerebro configura la realidad, y para desarrollar esta hipótesis se basó en una teoría de la biología evolutiva llamada The life history theory.

Griskevicius asegura que cuando alguien crece en una situación insegura, sus impulsos biológicos pueden sugerirle que construir una vida sólida antes de reproducirse es una pérdida de tiempo. La pobreza, la violencia y la inestabilidad hacen mucho más probable que una persona tome decisiones impulsivas, tenga comportamientos destructivos y viva todo intensamente bajo la premisa de que el futuro podría ser igual de incierto o nunca llegar.

Los cerebros de las personas con infancias inestables están calibrados para vivir en una absoluta incertidumbre sobre su futuro La filosofía que adoptan las personas que viven una estrategia de vida rápida es: “vive intensamente, y si mueres joven tendrás la ventaja de ser un guapo cadáver”. Estas personas son más propensas a buscar la satisfacción inmediata, también son más capaces de tomar riesgos y reaccionar mejor ante una amenaza.

Si tienes conductas destructivas… 

NO SIGNIFICA…
Que seas débil o egoísta ni que tengas una condición física que haga imposible cambiar esos comportamientos, mucho menos que haya algo sustancialmente malo contigo.

SIGNIFICA…
Que tienes que trabajar formas para lidiar con el dolor, con tu autocontrol y tu capacidad de buscar satisfacción a largo plazo.

¿Cómo superar una conducta dañina?

Sin importar el tipo de estrategia de vida que haya adoptado tu cerebro, si tienes conductas destructivas es muy probable que hayas aprendido a buscar la satisfacción inmediata para evadir el dolor. Estos comportamientos pueden ser abuso de tabaco, drogas o alcohol, desordenes alimenticios, actitudes compulsivas, problemas de apuestas y un total desborde de emociones. Si tienes conductas parecidas, trata lo siguiente:

  • Piensa que cuando eras niño tenías una forma mucho más limitada para lidiar con experiencias y emociones negativas.
  • Reconoce tu valor y piensa que hiciste lo mejor que pudiste con la información y los recursos que tenías en ese momento, y que ahora tienes muchas más herramientas para elegir modelos de vida que te den satisfacción a largo plazo.
  • Encuentra la buena intención que está detrás de la conducta destructiva, que podría ser no sentir dolor. Piensa que es perfectamente normal que no quieras sufrir y refuerza esa buena intención antes de que se convierta en una conducta dañina.
  • Analiza por qué tienes ese determinado comportamiento. ¿Te ayuda a sentirte menos ansioso?, ¿te evade de algo que no quieres enfrentar?, ¿te brinda una sensación de poder? Cualquiera que sea la respuesta, ve a la raíz de la causa y trabaja en ello.
  • Tómate el tiempo de pensar con qué tipo de actividades puedes sustituir el comportamiento destructivo y cada vez que estés a punto de resbalar en él, obsérvalo conscientemente y trata de detenerlo poco a poco. Quizá no siempre te salga, pero es una manera de cambiar la forma en la que te relacionas con el mundo.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta