¿Por qué hay canciones que te obsesionan?

Las pones diez mil veces non stop, pero ¿pooor?

Compartir

Ponte que escuchas una canción por primera vez y dices: ¡¿qué diablos es esta ñerada?!, pero luego la oyes en el súper, en el cine, en la calle y cuando menos te das cuenta ya la comparaste, esto pasa porque el cerebro prefiere lo conocido.

Cuando te gusta mucho una canción te entra el ansia de aprenderte la letra, el ritmo, el tono, y entonces la pones hasta el cansancio, una y otra vez, ¿por qué? Porque tu cerebro también ama la repetición y la repetición es una característica de la música.

Según estudios en la Universidad de Londres, cuando la gente escucha un pedazo de música que se repite, es mucho más probable que baile y que se mueva. Por eso es mucho más fácil andar perreando con el reggaetón que tratar de mover el bote con un solo de jazz, ¿no?

La investigación también demostró que cambiamos nuestra atención a lo largo de las repeticiones musicales, descubriendo nuevos aspectos del sonido. Puedes notar la melodía de una canción cuando la escuchas por primera vez y, cuando la repites, descubres que el guitarrista es un crack.

Este fenómeno de la atención pasa también en la llamada “saciedad semántica”, que es repetir una palabra hasta que dejas de notar su significado y te concentras en el sonido.

Cuando escuchas secuencias de sonido es mucho más probable que clasifiques como musicales las que has escuchado varias veces que las que has escuchado una sola vez. ¿Te acuerdas de los ricos y deliciosos tamales oaxaqueños? Suena a canción porque lo has oído millones de veces. Es la repetición lo que nos hace clasificar algo como musical.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votes, average: 4.33 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta