¿Por qué el tacto es tan importante?

Desde que nacemos y hasta la tumba, nuestra piel es un medio
 para descubrir el mundo. Te contamos por qué el manoseo es tan importante, aunque sea de vez en cuando

Compartir

La piel nos conecta con el exterior. Gracias a ella nos damos cuenta de que el sol nos rostizó, de que los años no pasan en vano, de que es momento de ponernos una chamarra y del consuelo de un abrazo.

Por medio de la piel y del tacto también sentimos lo que pasa en nuestro interior, por eso cuando tenemos un malestar estomacal, pasamos nuestra mano por la panza, como un intento de llegar a los órganos internos.

ASÍ SE DESARROLLA EL TACTO

  • Infancia

El bebé reconoce a su mamá por el olfato, después por el tacto y, luego, por la vista. Estos primeros contactos son el principio de su relación con el mundo. Por eso, sus sensaciones y la manera en la que se vincule después con el entorno y con otros dependen de qué tanto lo abrazan y lo apapachan (o qué tanto no), porque en cuanto se desarrollan las funciones biológicas también empiezan las emociones.

  • Niñez

De los papás aprenden el comportamiento afectivo y el contacto corporal, reconocen el cuerpo de los demás niños, adoptan una actitud sobre la desnudez, la belleza y la fealdad, la aceptación y el rechazo.

Cuando somos niños nos empezamos a reconocer en nuestros papás pero también en cómo nos juzgan los demás, por eso empieza el eterno circo de preguntas: ¿soy linda?, ¿soy alto?, ¿por qué no me invitan a jugar?, ¿por qué?, ¿pooor quéeee?

Y ahí van también, directo a nuestra mente, los comportamientos sociales, prejuicios y tabúes, por eso hasta frases como “¡No llores! Los hombres no lloran” o “Quietecita y calladita te ves más bonita” hacen que el niño se haga más o menos vulnerable a que lo toquen emocionalmente. Si a un niño lo tocan con amor y delicadeza, desarrollará confianza y aceptación, y puede entender poco a poco qué siente cuando le dan aun abrazo o cuando más bien necesita uno, pero nadie se lo da.

  • Adultez

En esta etapa lo más importante es conocerse, para poder interpretar esos sentimientos que tuvimos de chavitos. Si no conocemos estas reacciones, en una de esas confundimos el dolor con placer y la convivencia con otras personas se vuelve un desastre.

 

¿QUÉ PASA EN TU CEREBRO CUANDO TE TOCAN?

 

Los científicos y psicólogos siempre habían pensado que la corteza somatosensorial primaria de nuestro cerebro se encargaba de entender el tacto, pero en plan “me están rozando” o “me están metiendo un pellizquito de monja”. Pero en 2012 hicieron un estudio que reveló que la actividad de esa área se acelera solo de pensar que te tocan, y así se descubrió que el tacto es básicamente un lenguaje y que, ¡sorpresa! todos los seres humanos sabemos hablarlo y entenderlo.

BENEFICIOS DE ABRAZAR

  • Calma tus malviajes de que te vas a morir porque provoca emociones positivas y desata los neurotransmisores que te quitan la tensión.
  • Fortalece los vínculos y la empatía gracias a que tu cerebro libera oxitocina, el neurotransmisor que provoca el apego.
  • Quita el dolor y mejora el ánimo porque se liberan serotonina y endorfinas, y porque aumenta la circulación en tejidos blandos.
  • Baja el ritmo cardíaco, lo que disminuye la presión arterial y las enfermedades del corazón.
  • Relaja los músculos de tu cuerpo y hacen que se vaya la tensión.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...
Compartir

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta