¿Necesito terapia o no es para tanto?

Todos tenemos malas rachas, estrés, dolor, tristeza y conflicto pero ¿cómo saber si necesitamos ayuda profesional o si es algo que eventualmente pasará?

Compartir

No todos los problemas necesitan meses de terapia, no todo malestar requiere sesiones y sesiones para solucionarse. La vida también nos brinda oportunidades que nos ayudan a salir adelante: amigos, lecturas, películas, canciones, cursos, viajes, etc. Pero hay veces que esto no es suficiente.

Muchos nos hemos sentido atrapados en alguna situación que nos rebasa, frustrados de intentar solucionar nuestros conflictos con métodos que solo complican más las cosas, atemorizados por algún síntoma que persiste -insomnio, angustia, pensamientos obsesivos, cansancio, pleitos constantes- y desconcertados al tener un dolor recurrente y profundo que no podemos ni superar ni manejar.

Sentirse mal, enfrentarse con estos sentimientos negativos es algo bastante común, pero pocos buscan ayuda profesional por el estigma de que eso es para “enfermos”, “locos” o porque sienten que asistir a una terapia es una forma de “debilidad”. Hay situaciones que, sin duda, requieren consultar a un profesional, sobre todo si llevamos tiempo “echándole ganas” de mil maneras sin ver ningún cambio. Las crisis también tienen su lado positivo, nos dan la oportunidad de repensar el pasado y darle un nuevo significado para aumentar nuestra conocimiento personal y desarrollar herramientas con las que podamos generar condiciones de bienestar.

¿HAGO CITA?

No es necesario vivir un sufrimiento extremo o sentirse asfixiado y hundido para ir a terapia. Revisa los puntos y pon atención si te identificas.

  • Piensas que todo te sale mal y no tienes esperanza de que eso vaya a cambiar.
  • Habitualmente sientes tristeza, falta de ilusión, flojera y apatía.
  • Te sientes desesperado
  • Todo lo sientes muy intensamente
  • No puedes dejar de pensar en algo que te pasó
  • Ya no te entusiasmas por cosas que antes disfrutabas
  • Necesitas usar alguna sustancia (pastillas, cigarro, alcohol) o estar con alguna persona para que funcione tu vida
  • No puedes disfrutar las cosas buenas que te pasan
  • Te la pasas peleando con todo mundo y esto fractura tus relaciones (de trabajo, familiares o de pareja)
  • Con frecuencia te enfermas o presentas síntomas físicos sin un motivo claro
  • Lo que sientes y lo que piensas no corresponde a ls situaciones que vives
  • Quieres cambiar algunas conductas pero no sabes cómo o intentas cambiar pero no lo logras
  • Tus amigos te dicen que están preocupados por ti
  • Estás paralizado y no puedes tomar acciones para mejorar tu situación
  • Tienes sentimientos fuertes que se apoderan de ti y no te dejan tener la vida que quieres
  • No puedes funcionar en la vida cotidiana (no puedes ir a trabajar ni salir a la calle)
  • Te sientes solo e incomprendido
  • Ves amenazas en todo lo que te rodea

Resultado: si tienes dos o tres de estos indicadores por un periodo de al menos tres meses, necesitas tomar acción y pedir ayuda.

 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 4.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta