Lo que tu cerebro no quiere que sepas

Por más que te creas un máster en fuerza de voluntad y pienses que dominas a tu cerebro, él es mucho más inteligente que tú. Y podemos demostrarlo.

Compartir

Ama desperdiciar

Algunos aspectos básicos de nuestro cerebro no están hechos para el mundo moderno. Su sistema de recompensas, por ejemplo, no entiende que buscar todo el tiempo algo nuevo y bonito le hace daño al planeta. Porque, al contrario de lo que piensas, no está diseñado para hacerte sentir bien, sino que su función es que te reproduzcas y la especie humana sobreviva. Comíamos de más porque no sabíamos cuándo volveríamos a hacerlo. Pero seguimos comiendo como si no hubiera un mañana, como si no supiéramos que en casa tenemos algo o que siempre se puede conseguir. Esto ayuda a explicar por qué, cuando podemos, consumimos. Además, el área de recompensas del cerebro tiene células que hacen hasta 50 mil conexiones (muchas más que otras áreas) y todo el tiempo manda minisecreciones de dopamina que hace que queramos más todo el tiempo (esto es lo que, en exceso, nos lleva a las adicciones). Es un asunto evolutivo.

 

Se acuerda más de lo malo

Es un hecho que los comentarios negativos se nos pegan más que los positivos, y esto es culpa del cortisol, que cuando nos sentimos rechazados producimos más y nos hace “exagerar” el sentimiento. Este efecto dura unas 26 horas, o más si seguimos rumiando y dándole vueltas al asunto hasta en la regadera. Por otro lado, lo positivo produce oxitocina, lo malo es que esta se metaboliza mucho más rápido que el cortisol, por eso el efecto es poco dramático y dura menos.

 

Usa los dos hemisferios por igual

Nos encanta creer que unos somos del izquierdo (el racional) y otros, del derecho (el intuitivo), pero no. La realidad es que los seres humanos usamos las dos mitades para todas las actividades que realizamos. Es cierto que muchas personas usan más un lado que otro para ciertas actividades, pero de eso a que uno se encargue de una cosa y el otro completamente de la otra, hay mucha diferencia. Así que tu buena ortografía dejó de ser pretexto para manejar horrible.

 

No importa su tamaño

Se ha descubierto que quienes tienen las regiones parietal, temporal y frontal del córtex un poco más anchas, sí son más inteligentes. Lo que no se sabe es qué fue primero: el tamaño del cerebro o la inteligencia, porque puede ser que el cerebro crezca entre más lo estimulas, por lo tanto, es casi imposible estar seguros. ¿Otra cosa? No hay diferencia entre el IQ de una mujer y el de un hombre, pero los cerebros masculinos suelen ser un 10% más grandes. Y el Homo neanderthalensis tenía un cerebro todavía más grande que el del hombre de hoy, y se extinguió hace 40 mil años, so…

Es adicto a tener la razón

Tratas de convencer a tu hijo (o a tu jefe o a tu mejor amigo) de que lo que estás diciendo es lo correcto. Te pones como una fiera y después te das cuenta de que no eras tú mismo. Y es que, neuroquímicamente, fuiste secuestrado. En situaciones de estrés, el cortisol (sí, otra vez) nos invade y nos pone en alerta. La respuesta casi siempre es de pelea, por lo tanto, no permite que tengamos un intercambio inteligente con la otra persona. Y adivina qué se activa si “ganas” la discusión: tu área de recompensas. Por eso te haces adicto al premio y quieres seguir peleando para volver a ganar.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...
Compartir
mm
Jefa editorial print. Edito, escribo, traduzco y compro.

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta