¿Infelices a como dé lugar?

Cuando te pasa algo padre no puede evitar pensar "es demasiado bueno para ser verdad"

Compartir

Seamos honestos, todos acumulamos, pero a veces esa tendencia se vuelve patológica y se convierte en un trastorno por acumulación. Pues bien, hay gente que no solo acumula cosas, hay quien también acumula sentimientos, especialmente negativos. Son los adictos a la infelicidad.

Muchos conocemos a personas así, pareciera que, en medio de la felicidad o la abundancia, sistemáticamente encuentran el negrito en el arroz, como si tuvieran una especie de lupa que les permite identificar los recuerdos negativos, para traerlos a su memoria una y otra vez, viviéndolos con la misma intensidad que tendrían si estuvieran en el presente. Viven en el resentimiento.

Y si te parece desgastante escuchar mil veces el mismo sufrimiento, las mismas conclusiones negativas, imagina el horror que esto representa para el acumulador.

¿Por qué coleccionas sufrimiento?

La adicción a la amargura es un indicador de inseguridad o falta de autoestima, que hace que muchas personas sientan que no merecen ser felices. Peter Michaelson, psicoterapeuta estadounidense, considera que, cuando nos sentimos infelices, tomamos una decisión inconsciente que produce nuestra infelicidad.

Nos sentimos atraídos por estas emociones y sin darnos cuenta, elegimos sentirnos aislados, rechazados, indefensos, criticados, traicionados o abandonados. Algunos acumuladores se describen a sí mismos como realistas, en la creencia de que ser pátctico y realista significan centrarse en lo negativo.

Otros son adictos a la infelicidad porque es lo único que conocen. Por triste que parezca, su vida ha estado tan llena de experiencias traumáticas, ue sienten un deseo compulsivo de regresar a lo conocido, aunque eso conocido sea la infelicidad. Aprenden que “sentirse infeliz” es igual a amor y éxito.

En otros casos, los sentimientos de culpa parecen estar en el centro del problema; son personas que se sienten tan culpables o llenas de arrepentimiento por eventos de su pasado, que mejor optan por castigarse a sí mismos.

PRIMER PASO: ACEPTACIÓN

Sin duda de aquí no se sale sin ayuda profesional. Desde terapia hasta meditación. ¡Pero lo más importante es reconocer que se tiene este problema! Muy pocos son capaces de aceptar que sus pensamientos los hacen vivir un infierno y por eso piden ayuda. La próxima vez que estés viviendo un momento feliz obsérvate, ¿cómo reaccionas, cuáles son tus pensamientos? Si algo de todo esto te hace click, ¡tienes la mitad de la batalla ganada!

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta