Guía (casi) infalible para salir del clóset

Vivir escondido es difícil y cansado. Para que dejes de vivir en las sombras, con tristeza, miedo y hasta depresión, te ayudamos a que tu revelación no sea una tragedia

Compartir

Por: Juan Pablo Arredondo

Los tiempos han cambiado y uno creería que, con tanto avance y acceso a la información, la mentalidad de las personas ante ciertas situaciones sociales también Pero no es del todo cierto. A pesar de que vivimos en un mundo más abierto y tolerante, hay cosas que parecen no cambiar porque se encasillan como tabú, como la orientación sexual.

Pian pianito
Llegar a l punto en el que te sienes totalmente seguro de quién eres y no tener miedo a compartirlo con los demás, no es cualquier cosa. Estos pasos te pueden ayudar a acercarte lo más posible a esa libertad.

1. Acepta tu homosexualidad
Suena obvio, pero ¿cómo pretendes que los demás te acepten si tú no lo haces? Hay mucha gente que reniega de sus preferencias, ya sea por confusión o desconocimiento, y se la pasa en un pleito constante consigo misma y pos así no se puede. Si te sientes confundido, busca ayuda para entenderte, encontrarte y aceptarte.

2. Infórmate
A ve, esto es algo que te caracteriza y te acompañará toda tu vida. Por eso es necesario que investigues y te prepares, que conozcas el tema, de las variantes, de dónde viene, qué se sabe e, incluso, de personas que podrías usar como ejemplo. Así si las personas que te rodean tienen dudas, puedes ser tú quien se las resuelva y no el vecino.

3. Busca el momento adecuado para hacerlo
No va a ser igual para todos; cada quien tiene sus tiempos de asimilación, así que respeta tus propios procesos. También piensa que soltar que eres gay en la cena de Navidad, porque por enésima vez te preguntaron cuándo vas a llevar una pareja, no te va a ayudar. Cuando estés preparado y el tiempo sea el correcto, todo se va a acomodar para que lo hagas.

4. No supongas
A veces el miedo, la inseguridad y los propios prejuicios nos llevan a tener percepciones e ideas erróneas de las reacciones que van a tener nuestros seres queridos Hazle caso a la intuición cuando te dicte que no es el momento de decirle a X o Y, pero tampoco te predispongas usando el famoso “conozco a mi gente” como pretexto.

5. Elige a quién le dices primero
Empieza con personas de confianza y cercanas emocionalmente a ti que sepas que no cambiarán los lazos que tienen contigo por tu preferencia sexual. También puedes empezar con alguien que te dé un poco lo mismo si se saca de onda y te deja de hablar. Esa persona a la que se lo cuentes va a ser tu aliado y podrás recurrir a ella para transitar por este proceso.

6. Prepara el terreno
Antes de aventarte al ruedo, tantea las reacciones de la gente sacando el tema en alguna plática o hablando de algún amigo homosexual y ve qué dicen o hacen, eso te puede dar  una idea. Ya que decidas salir del clóset , independientemente de la persona de la que se trate, hazlo de forma natural para que lo tomen de la misma manera. Si lo transmites con angustia, miedo, ansiedad, vergüenza o cualquier otro sentimiento negativo, crece la probabilidad de que no lo reciban como te gustaría.

7. Blíndate
Aprende a lidiar con el qué dirán y a responder las preguntas incómodas. Los comentarios, los consejos y hasta las presiones de los que te rodean juegan un papel importante en tu vida y lo que más quieres es que las personas que te rodeen sean tolerantes a tu condición homosexual, pero también es importante que tú lo seas como las personas que no reciban tan bien tu noticia y aceptes que habrá quienes definitivamente la rechacen.

8. Rodéate de personas con las que te identifiques
Si sientes la situación muy ajena a ti o a tu entorno, busca personas con las que te sientas a gusto e identificado, ellas funcionarán como grupo de apoyo y orientación ante lo que vaya surgiendo. Este grupo puede contarte sus propias experiencias y acompañarte en tu proceso.

9. Fortalece tu resiliencia
Trabaja, como te contamos en la moi 40, en fortalecer tu resiliencia, o sea, en la capacidad de sobreponerte a los golpes que seguro te van a llegar. Te vas a tener que enfrentar al rechazo y la negación de gente que te importa, pero no puedes permitir que estos sentimientos negativos te rebasen. Si lo necesitas pide mucha ayuda.

10. No centres tu vida en tu condición homosexual
Tu preferencia sexual no debe definir tu vida, es solo una parte de ti que no quieres mantener en secreto y punto. Eres una persona en toda la extensión de la palabra y por quién te sientes atraído no te define en lo absoluto. Si tú mismo te restringes tu importancia y valía a tu preferencia sexual, facilitas que los demás lo hagan.

Recuerda que al hacer visible o pública tu preferencia sexual no estás haciendo nada malo ni es algo de lo que debas avergonzarte, solo estás compartiéndole al mundo una parte de ti que consideras importante. La aceptación de la condición homosexual de uno mismo, de un hijo, un nieto, un sobrino, amigo o conocido, blinda contra el rechazo que pueda recibir en todos los ámbitos de su vida. Por el contrario, rechazarlo dificultará la posibilidad de enfrentarlo en todos los lugares en donde puedan recibirlo. Por eso no te cierres, aunque pienses que seguro te rechazarán, que nada bueno puede salir de tu sinceridad, dale la oportunidad a los que te rodean de sorprenderte gratamente.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...
Compartir

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta