¿Eres de bajo mantenimiento o solo tienes miedo al rechazo?

¿Eres súper considerado? ¿Todo te da lo mismo? ¿No necesitas que todo el tiempo te estén "procurando"? Cuidado, porque en vez de ser alivianado, puede que estés ocultando tu miedo al rechazo

Compartir

En estos tiempos donde todas y todos queremos sentirnos seres “empoderados” muchas veces utilizamos este concepto como una forma de esconder lo que realmente pasa dentro de nosotros. Nos sentimos orgullosos, en especial las mujeres, de no necesitar a nadie o a nada -cosa que es imposible- y para no ser vistos como “débiles”, “necesitados” o “incapaces de controlar nuestras propias vidas” caemos en la trampa (que nosotros mismos nos ponemos) de justificar nuestros miedos con el ser de “bajo mantenimiento”.

¿Qué es esto de ser de “bajo mantenimiento”? Este término se utiliza mucho en inglés para describir a una persona que requiere poca atención, poco apoyo, muy poco esfuerzo de parte de los demás, alguien fácil de llevar, que no exige, que no demanda, que no pide, porque aun si necesita algo ella sola se lo provee. Es importante entender que ser de “bajo mantenimiento” puede ser una forma alivianada, fácil de llevar la vida, y esto suena padrísimo, quien no quisiera tener puros amigos así. Pero si te fijas bien, también puede tener una connotación negativa que nace de nuestros miedos e inseguridades y de una baja autoestima.

El otro día, preguntando a unos amigos hombres qué era para ellos una mujer de “bajo mantenimiento” puede ser una forma alivianada, fácil de llevar la vida, y esto suena padrísimo, quién no quisiera tener puros amigos así. Pero si te fijas bien, también puede tener una connotación negativa que nace de nuestros miedos e inseguridades y de una baja autoestima.

El otro día, preguntando a unos amigos hombres qué era para ellos una mujer de “bajo mantenimiento”, tuve que explicarles un poco de esto ya que no todos manejaban el término del idioma inglés, y estas fueron algunas de sus respuestas:

-Una mujer disponible para el sexo, que realmente no molesta, ni demanda, ni pide tiempo y cuando le llamo está disponible.
-Una mujer a la que no hay que impresionar, ni gastar demasiado en ella, que está contenta con ir por tacos
-Una mujer que “no molesta”

¡Uuuups! Pues como que a mí no me convenció mucho ninguna de sus interpretaciones, y aunque reconozco que hay una parte mía a la que siempre le ha gustado lo sencillo y no soy muy dada a pedir cosas, mucho menos demandar, reconozco también que es parte de una educación en la que se me enseñó que no debo molestar a alguien más por mis necesidades.

Hablemos de las diferencias entre ser realmente una persona easy going, alguien que de verdad no necesita mucho para ser feliz y alguien que se conforma, que acepta, que no pide y se calla porque lo que tiene es un problema de autoestima baja. Si eres una persona que le da lo mismo que sus amigos se arreglen para una salida al cine, una reunión o a comer unos tacos, mientras que tú te sientes bien en unos jeans y una camiseta, eres oficialmente una persona “de bajo mantenimiento” y no estás sola.

Ser de “bajo mantenimiento” puede ser maravilloso. No te molestas en tener demasiadas opciones y tienes pocas expectativas o demandas en general. Estás a gusto teniendo poco y no te molestarte en buscar más. Y en cuanto a tus relaciones, fluyes flojito y sin hacer olas, que las cosas se den por sí mismas, si funciona, súper, si no, ya llegara algo más.

Si eres en realidad de “bajo mantenimiento” y lo disfrutas, entonces todo está muy bien. No te importa lo que los demás piensan, amas ser esa persona simple cada día. Puede que te consideres una persona sencilla y relajada, pero también existe la posibilidad de que te estés escondiendo detrás de una etiqueta de “bajo mantenimiento” para disfrazar un problema verdadero: baja autoestima.

¿Pero sí eres o no?
A continuación, unos puntos muy importantes para ayúdanos a ver, parafraseados de un artículo de Piper Ryan, quien investiga y escribe en Bolde.com, una plataforma donde mujeres solteras se expresan acerca de relaciones y otros varios asuntos. ¿Eres realmente una persona de “bajo mantenimiento” o tienes autoestima baja? Descúbrelo analizando si caes en estas conductas:

-Permites conductas groseras o abusivas
-No lidias con tus sentimientos
-Te quedas en relaciones que no son buenas para ti
-No recuerdas la última vez que te compraste ropa
-No estás luchando para alcanzar ninguna meta
-En el fondo no estás tan relajado con la vida

 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 3.50 out of 5)
Loading...
Compartir
mm
Psicoterapeuta especializada en la codependencia y las relaciones de pareja. Imparte conferencias y talleres. Es autora de dos libros: Amor ... ¿o codependencia? y Lo que ellos dicen sobre ellas

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta