El plan perfecto para ser morning person

No todos podemos despertar diario tempranísimo cual gallos, ¿o sí? ¡Sí! Tenemos el plan perfecto para que empieces el día con el pie derecho

Compartir

The best is yet to come
Junto a tu alarma (que no debe ser tu celular), pon un notita de algo emocionante que vaya a pasar al día siguiente. Por culpa de los cambios hormonales que suceden mientras dormimos, no nos despertamos tan felices como quisiéramos. Pensar en que vas a comer con tu mejor amiga o que verás una película que llevas meses esperando te da un boost de felicidad matutina.

Tú, fresco
Dormir en un sauna puede parecerte la mejor idea en la noche, pero te va a costar mucho trabajo salir de la cama. La temperatura ideal a la hora de dormir es entre 15ºC y 21ºC.

Llénate de color
Despertarte y ver colores brillantes te llena de adrenalina: una cobija rosa mexicano, un cuadro  lleno de rojo o una pared amarilla. Tiene que ser algo que veas en cuanto abras el ojo, para llenarte de energía al instante.

Adiós al snooze
A ver, si ya sabes que en cinco minutos va a volver a sonar el despertador, ¡¿para qué lo pones?! Literalmente te vas a sentir más cansado que si te despertaras al momento. El sueño que sirve es el ininterrumpido, entonces esos minutos de más son inútiles, mejor mentalízate para la hora en la que te tienes que parar y no te autoengañes.

Hidrátate
Tomarte un vaso gigante de agua al levantarte te da energía al instante. Todo lo que tiene que hacer tu cuerpo necesita agua, si llevas ocho horas dormido, ya se te acabaron las reservas y tu cuerpo tiene que trabajar más duro. O sea, te vas a seguir sintiendo cansado. Además, así empiezas desde temprano con tus ocho vasos.

Que se haga la luz
Nada te despierta más naturalmente que el sol, para eso estamos programados. La luz del día le avisa a tu reloj biológico que tiene que parar la secreción de melatonina e incrementar la serotonina. Si estás a las 10 de la mañana con tus cortinas blackout cerradas, tu cuerpo va a querer seguir durmiendo, así que trata de que entre luz por tu ventana desde temprano.

Directito al gym
Nada te da más energía que hacer ejercicio por todas las endorfinas que liberas. Incluso 20 minutos de caminata te cargan de energía hasta para tres horas.

Para no sabotear tu energía:

  • Toma tu primer café al menos una hora después de despertar (cuando tienes energía natural) para no sobreenergizarte y luego crashear.
  • Desayuna suficiente, un yogurt con cuatro moras parece saludable, pero necesitas unos 15 gramos de proteína (un huevo), algo de fibra y grasas buenas.
  • Evita checar tu mail en cuanto abres el ojo porque empiezas el día con estrés, mejor platica con tu pareja o escribe en un diario para liberar tu creatividad.

A todas horas
Si quieres despertar bien, tienes que dormir bien y para lograrlo necesitas tomar ciertas acciones durante el día:

  • Pórtate bien en la oficina, si dices una mentirilla o te peleas con alguien, vas a estar rumiándolo toda la noche.
  • Si ya sabes que te pone mal, nada de café desde cinco horas antes de tu hora de dormir.
  • Come a tus horas porque con una rutina se regula mejor el metabolismo y, por lo tanto, el ritmo circadiano.
  • Ten amiguitos para evitar que la soledad eleve tus niveles de estrés y te impida dormir.
  • Cánsate para que descanses, como siempre, el ejercicio te da miles de beneficios.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (30 votes, average: 4.60 out of 5)
Loading...
Compartir

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta