¿Desmotivado? Te hace falta dopamina

A muchos nos ha pasado que cuando hacemos algo nuevo nos sentimos súper animados, pero la emoción desaparece pronto.

Compartir

Eso se debe a que la cantidad de dopamina en nuestro cerebro baja rápidamente, sin darnos cuenta. Aprende todo de ella y recárgate.

Nuestro cerebro siempre busca alejarse de la tensión y sentirse contento y funcional, por medio de motivaciones, porque estas activan zonas relacionadas con la memoria, la atención y la felicidad. Entre más nos motiva algo, el cerebro genera emociones y necesidades más fuertes de que se cumpla; si lo conseguimos, nos deja un aprendizaje profundo, pero si no, aparece la frustración, que activa casi las mismas redes neuronales que la motivación.

Más que echarle ganas para cambiar algo negativo, el chiste es ser constante porque el cerebro aprende mejor las cosas que le cuesta dominar. Recuerda: un hábito se construye en 28 días, que es el tiempo requerido para que las neuronas se conecten haciendo nuevas vías y aprendan ese nuevo proceso.

 

Ventajas de tener un cerebro motivado

  • Se activan la corteza prefrontal y el giro del cíngulo (que hacen que nos portemos más compasivos con otras personas y contagiar nuestra motivación), y los ganglios basales (que son como un entrenador personal intenso que nos está repite y repite que sí podemos hacerlo).
  • Disminuye el cansancio y nos deja filtrar en forma distinta los elementos negativos cotidianos.
  • La dopamina y las endorfinas procesan la motivación positiva y poco a poco nos vamos poniendo más felices. Conforme te acostumbras cambia su neuroquímica.
  • Generas oxitocina, que nos hace más sociales y nos deja contagiar alegría con los demás.
  • La adrenalina y dopamina nos hacen ser arriesgados y tomar decisiones cuando está acompañada de mucha emoción, por eso siempre es necesario esperar, si esa meta vale la pena, el tiempo nos da claridad.
  • Mejora el rendimiento y el aprendizaje, ya que permite un estado neuroquímico cerebral que ayuda a retener información gracias a las nuevas conexiones neuronales.

 

¿Por qué se pierde?

La motivación es una actitud generada en nuestro cerebro que nos hace prácticos y sentir que podemos lograr lo que sea. Un objetivo inalcanzable o muy poco probable (como ganarte la lotería) nos motiva de inicio, pero rápidamente podemos perder el interés. Este es el principal factor para desmotivarnos: clavarse en cosas difícilmente realizables.

 

¿Cómo me recargo?

  • No te quejes, acepta los errores y vuelve a empezar. Esto trae consecuencias positivas en la motivación.
  • Sé constante, es posible el cambio gradual. La disciplina le enseña a tu cerebro nuevos hábitos.
  • Date premios, el primero que debe consentirse eres tú mismo. La dopamina funciona más en estas condiciones.
  • Arma un equipo. Entre más estén convencidos de los cambios y más apoyo tengas, la motivación dura más.
  • Nunca pierdas la imaginación. Piensa en el logro, en el éxito, en los objetivos por cumplir.
  • No te culpes. Todos cometemos errores ser empático no solo se aplica hacia los demás, también hazlo contigo, así liberas oxitocina.
  • No te compares. Eso la mayoría de las veces termina por convencerte de que lo mejor es abandonar la meta.
  • Agradece con dignidad a quien te ayuda. Te hará sentir mejor porque el cerebro libera oxitocina.
  • Goza los logros en la medida que te esfuerzas. Se trata de hacer que la motivación sea agradable y no una tortura.
  • Empieza por metas posibles y alcanzables. Ir logrando esas pequeñas victorias le enseña al cerebro a ser exitoso.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (9 votes, average: 4.67 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta