¿Cómo dejar de cargar culpas que no te corresponden?

Sobrevivir a una tragedia, tener salud, embarazarte o conservar tu chamba no siempre es puro júbilo, sobre todo si a otros no les fue tan bien como a ti y te sientes mal por eso

Compartir

No puedes detener tu vida por cargar culpas que no te corresponden.

 

Uno de los grandes desafíos de todas aquellas personas que superaron un evento trágico o una situación muy traumática es haber sobrevivido. Es común que muchos se sientan culpables por librar la muerte, por no sufrir tanto como otros o por sentir que no hicieron lo suficiente para ayudar a los demás. A esto se le llama síndrome del superviviente o culpa del sobreviviente.

 

Yo no fui a la guerra

No necesariamente tienes que haber pasado por un campo de concentración para sentir culpa por haber sobrevivido a un evento, puedes haber librado el despido masivo de tu empresa. ¿Cómo va a ser lógico sentirse responsable por algo que le sucedió a alguien más?

En ser un sobreviviente no existe culpa alguna. Tú no hiciste nada ni para que le pasara al otro ni para que no te pasara a ti

Es imposible controlar la culpa, y este tipo de culpa en específico es una respuesta normal a un evento traumático PARA TI. No todos los eventos que para una persona son trágicos lo van a ser para otra, y no todos los que pasen por estas situaciones sufren, necesariamente, este síndrome. Lo que sí puede suceder, es que personas con trastornos psicológicos como depresión o baja autoestima sean más propensas a sentir culpa si sobreviven a algún evento.

Sea cual sea el tema que te acongoje, nunca debes sentirte culpable por sentir culpa. Todos manejamos el trauma de diferentes formas, el chiste es no permitir que se apodere de tu vida.

El síndrome del sobreviviente es, dentro de lo que cabe, parte de las secuelas habituales de una experiencia traumática en la que muchos otros no tuvieron la misma suerte que tú. Quizá cueste deshacerse de él, pero no es eterno.

Entiende que cada persona se recupera a su propio ritmo. No cometiste ninguna falta y la sensación de remordimiento que sufres es simplemente parte de un duelo, mismo que podrás superar tan pronto como logres resignificar tu experiencia. Sentirte vulnerable es comprensible, pero no hay ningún motivo para castigarte por haber sobrevivido, ¡al contrario! Hoy más que nunca tienes que salir adelante y honrar a los que no corrieron con la misma suerte.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta