Aprende a hacer las cosas a pesar del miedo

¿Qué hacer para que el miedo no te domine?

Compartir

Con información de El código del héroe de William H. McRaven

La valentía no es terreno exclusivo de los soldados o guerreros. De hecho, la valentía física que se requiere para enfrentar a los enemigos de la nación en una guerra o a las amenazas callejeras palidece en comparación con el valor que se necesita para enfrentarse a enemigos que muchas veces llevamos dentro. Todos debemos afrontar desafíos en nuestra vida: temor, incertidumbre, arrepentimientos, drogas, depresión… la vida misma.

En situaciones difíciles, lo primero que nos dice la gente es que tenemos que ser valientes y dejar el miedo a un lado, porque “el que no arriesga no gana”, ¿cierto? Nomás que se les olvidó un pequeño detalle, ¿cómo nos quitamos el miedo? Porque no es como que a uno le guste vivir con temor de tomar acción y decisiones… Entonces, ¿cómo le hacemos para transformar ese miedo en valentía y convertirnos en nuestros propios héroes?

¿Quién es un héroe?
Piensa, quién es para ti un héroe y por qué lo consideras así. Se vale que pienses en Superman o en tu papá. Tal vez tu héroe es tu abuela… En realidad, lo normal es que tengas en mente a más de uno y seguramente no te habías dado cuenta de que todos ellos o incluso tú, tienen algo en común: virtudes.

William H. McRaven, autor de El código del héroe explica que los héroes que conocemos suelen tener diez virtudes… pero eso no quiere decir que no tengan o hayan tenido miedo. La cosa es que gracias a esas virtudes fueron capaces de transformar el miedo en valentía. Lo mejor es que tooodos tenemos la capacidad de hacer lo mismo.

Y es que por cursi que suene, todos tenemos un héroe interno y si crees que estamos exagerando, ¿de dónde crees que sale esa garra para resolver un problema de chamba o cuando se enferman tus hijos? Ah pues de estas virtudes.

El decálogo
Pon mucha atención porque te vamos a revelar las diez virtudes de todos los héroes, así puedes revisar cuáles tienes o desarrollar las que te hagan falta.

1.Temple: 
Es básicamente lo que conocemos como “carácter”, esa capacidad que debemos tener las personas para enfrentarnos a situaciones difíciles, peligrosas o desagradables. Como dice tu abuelita “agarrar al toro por los cuernos” o plantarle la cara a los problemas, con la firme idea de que cualquier cosa puede solucionarse, siempre y cuando decidas hacerte cargo de lo que te toca.

2. Humildad: 
McRaven dice que esta virtud es la más simple de todas, pero la menos usada, porque a la mayoría se le dificulta reconocer que su inteligencia, fuerza y riqueza son nada en comparación con todo lo que existe en el universo. La humildad nace del respeto por las cosas que no sabemos y por las que no podemos ver, pero al mismo tiempo también nos acerca y une con los demás.

3. Sacrificio: 
Más que sufrimiento debes verlo como una inversión, porque a medida que se acumulan los sacrificios, darán frutos y prosperidad en algún momento. La clave es dar un poquito de ti cada día a las causas que creas que son importantes, eso incluye tus proyectos, a tu familia, tus amigos y hasta a la gente que no conoces. Así tengas que dejar de hacer otras cosas

4. Integridad: 
Es probablemente una de las más complicadas porque en algún punto de la vida todos nos vamos a enfrentar a momentos o situaciones en las que los intereses propios entren en conflicto con hacer lo correcto: Muchas veces vas a fallar, pero la clave está en sobreponerte. Ser íntegro te va a garantizar la confianza de los demás y la seguridad de tomar mejores decisiones.

5. Compasión
: Esta es súper fácil de lograr, solo tienes que pensar en hacer cualquier cosa por alguien más, que te genere bienestar, paz, que fortalezca tu alma y te mantenga conectado con el resto del mundo. Cuando tienes esta cualidad, entiendes ciertas cosas de la vida que te van a alejar del miedo porque sabes que hay personas (como tú mismo) que están dispuestos a echarte una mano.

6. Perseverancia
: Y te lo hemos dicho muchas veces, ¡no te des por vencido! Si te dijeron NO, probablemente es porque hablaste con la persona equivocada. Recuerda siempre que mantenerte ahí, dándole duro a la tablita, va a hacer que en algún momento se rompa.

7. Deber: 
Esto es parecido al principio de justicia, que habla de darle a cada quien lo que le corresponde. Pues bien, deber es que hagas lo que te toca, así de simple. Pero claro, que no se te olvide, que cualquier cosa que hagas, tiene que ser al cien.

8. Esperanza: 
No se trata solo de creer que las cosas van a salir bien, aunque a veces eso ayuda, más bien es la forma en la que tus talentos pueden ayudarle a alguien más. Absolutamente tooodos somos buenos para algo o tenemos algo bueno que ofrecer que puede ser de ayuda para los demás. Úsalo a tu favor.

9. Humor: 
Si quieres que te vaya bien, incluso en los momentos más complicados tienes que aprender a reírte de ti mismo. Sorry! Las personas más exitosas y valientes en la vida, no se la toman tan en serio y se aligeran las penas con humor. Estarte flagelando por cada cosita en vez de reírte por una tontería que hiciste es de cobardes.

10. Perdón: 
Perdonar nunca es fácil, pero es la máxima para forjar carácter y hacerte crecer en todo sentido. Cuando te das cuenta de que no eres víctima de nada ni de nadie, te haces más fuerte y te liberas de todo el peso innecesario que vas cargando por la vida.

La única diferencia entre Batman o IronMan y tú, es que ninguno de ellos va a llegar en una nave a resolver el problemón de la oficina, pero tú sí puedes resolver tu vida y hacerla cada día mejor si te dejas de tonterías y te pones a chambear en tus virtudes.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (7 votes, average: 4.00 out of 5)
Loading...
Compartir
mm
Jefa Editorial Web de Revista moi

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta