10 puntos clave para aprender a soltar

¡No te quedes atorado!

Compartir
  1. Vive en tiempo presente. El miedo nunca habita en ese tiempo verbal, está en el pasado o en el futuro, pero no en el aquí y ahora.
  2. Revisa tus maletas para ver qué tanto traes. Saca lo que ya no usas, lo que te empacaron los demás y lo que ya no va contigo.
  3. Libérate de los miedos que tienes. Llegaron a ti cuando eras muy pequeño y hoy ya no usas la ropa que usabas entonces. Creciste, pero también por dentro, y esos temores ya no te sientan bien.
  4. No es lo mismo soltar a que te arrebaten algo. Tú tienes el poder y no es tan complicado como pudiera parecer. Abre las manos, deja ir, y con ello estarás listo para recibir nuevamente.
  5. Empieza por arreglar tu clóset, cajones y escritorio. Analiza lo que ahí guardas y, con ánimo de dar espacio a la abundancia y a la sorpresa de la vida, dona, regala y tira. Así circulas la energía, fluyes con un ritmo.
  6. Tú eliges: paz interior o mucha angustia. No es más feliz el que más tiene, sino el que menos necesita.
  7. Los recuerdos son un tesoro, no un lastre. Están ahí para recordarte momentos felices, no para anclarte a ellos y cerrarte a nuevas experiencias.
  8. La vida es muy corta, te lo dicen los tanatólogos. Vívela y no le des mucha importancia a lo que no la tiene. Si tu mente sigue entrampada en lo que alguien te dijo o hizo, no puede desplegar su capacidad creativa y planear más experiencias para hacerte vivir intensamente.
  9. El resentimiento y el rencor son dos erres muy peligrosas. Ambas enferman porque son emociones muy negativas con las que el cuerpo no sabe lidiar, y las acomoda con el nombre de gastritis, colitis o cosas peores.
  10. Sé valiente. Soltarte de la orillita de la alberca, nadar y finalmente agarrarte del otro extremo requiere valor, pero la recompensa es grande.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (7 votes, average: 4.86 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta