Lo estúpidamente interesante de los “likes”

No me hagan mucho caso, pero creo que están dominando nuestras vidas

Compartir

Fíjense sí no. Según el blog tecnológico y empresarial Techcrunch, el botón de “Like” o “Me gusta” de Facebook es utilizado más de 500 millones de veces al día; mientras que las páginas de fans en esta misma red social reciben un promedio de 50 millones de “likes” cada 24 horas, o sea, 578 “likes” por segundo. Y recuerden, estos datos son sólo de una red social.

Descubre si eres un adicto a redes sociales

Si ustedes son de esas personas que se la pasan rogando un “like” entre sus cuates o contactos (y no, no me refiero a los community managers), entonces pongan mucha atención.

De acuerdo con una investigación que se aventaron el Tecnológico de Monterrey Campus Puebla y el Instituto Nacional de Psiquiatría, resulta que los “likes” son adictivos, ya que por cada uno que recibimos, nuestro cerebro libera dopamina, el neurotransmisor que produce placer. El problema es que prácticamente no tiene llenadera, porque si en un inicio se necesitaban unos 6 o 7 “likes” para generarla, luego de un tiempo serán necesarios 20 o 30 para sentirnos satisfechos, y así sucesivamente ¡Qué bárbaro!

¿Te urge dopamina? Mejor ponte a hacer estas 4 cosas

El estudio también destaca que son los jóvenes entre 12 y 18 años de edad los que mayormente se hacen adictos a los “likes”; aunque yo conozco a varios treintones y cuarentones que lo son.

Los “likes” son como el amor: ni se piden, ni se ruegan, ni se van 

De hecho, en países como China, Argelia y Corea del Sur hay clínicas de desintoxicación para tratar la adicción a Facebook y sus cochinos “me gusta”.

Pero ahí no para la cosa.

Investigadores del Centro Psicométrico de la Universidad de Cambridge en Reino Unido y del departamento de Ciencias de la Computación de la Universidad de Stanford en Estados Unidos, descubrieron las verdaderas personalidades de los usuarios de Facebook únicamente analizando 10 de sus “likes”Con algoritmos, lograron descripciones bastante acertadas de los más de 58 mil voluntarios que se dejaron stalkear en sus muros.

Así que ya saben, si quieren conocer la verdadera personalidad de alguien, el secreto está en sus “likes”. (No agradezcan)

Ejemplo: Esto pasa con las personas suben sus fotos del gym a Facebook y quieren mil likes.

Ya sé que están pensando que esto de la adicción es una exageración, pero a ver, sean serios y contesten las siguientes preguntas:

– ¿Son de los que eliminan aquellos comentarios o fotografías que reciben pocos “likes”?

– ¿Se encabronan si sus amigos no “likean” uno de sus estados que a su juicio es magistral?

– ¿Andan presumiendo la gran cantidad de “me gusta” que tienen sus publicaciones?

– ¿Alguna vez han recurrido al bajísimo recurso de “like si me consideras tu amigo”? *Oso.

– ¿Para ustedes los “likes” son como abrazos?

Pues según yo, si respondieron Sí a tres de estas preguntas, tienen un serio problema con el manejo de sus “likes”.

Mejor busquen ayuda, pero en friega.

Y es que eso de andar correteando el “like” no es vida (e insisto, no me refiero a los community managers).

Y no lo digo yo, lo dicen los científicos del Instituto de Investigación de Felicidad en Copenhague, los cuales realizaron un experimento para evaluar la influencia de Facebook en nuestras vidas, determinando que aquellos que prácticamente exigen “likes” son personas con una baja autoestima. Pero lo más triste de todo, es que el estudio también señala que muchos de estos “me gusta” que recibe la gente, pueden demostrar más ironía y rechazo, que un verdadero y sincero significado. ¡Qué triste de veras!

¿No puedes dejar tu adicción por los likes? Aquí te decimos cómo tener más y más…

Termina su columna y denle “like” solo si les gusta, si no, no. ¡Pos estos!

 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (20 votes, average: 4.70 out of 5)
Loading...

2 COMENTARIOS

  1. Un like para cada artículo que has publicado.. como no!!!!
    Ya sabes que soy tu fan!!
    Termino mi comentario para checar mi Facebook..

Dejar una respuesta