¿Eres adicto al amor? Te decimos cómo rehabilitarte

Los cortones constantes, el pavor al abandono y la lupa sobre tu pareja no son normales. Tal vez eres totalmente adicto al amor...

Compartir

La adicción al amor funciona igual que cualquier otra adicción: el adicto busca “escapar” de la realidad. En este caso, de que no sabe estar consigo mismo o se siente incompleto o poco valioso, si no tiene a otra persona a su lado. Este adicto también necesita aumentar sus dosis para sentir un efecto placentero. Entonces cada vez pide más del otro: romance, sexo, emoción, adrenalina, compromiso… y nunca es suficiente. Y esto, obviamente, lleva a su pareja a salir corriendo. Entonces tiene que buscar una nueva pareja y así sucesivamente.

CAUSAS

  • Baja autoestima o inconsistencias en las etapas de la infancia. Los adictos al amor temen constantemente ser abandonados o engañados, por eso arman escenitas de celos, discusiones sin fin y tratan de llevar al límite al otro para ver cuánto está dispuesto a dar. Se malviajan hasta porque al mensaje de buenas noches no le pusieron emoji de corazón. Aparte de todo esto, se abandonan mientras están en la relación. Dejan de atender su trabajo, sus finanzas y a sus hijos, para enfocarse en su pareja, esperando que esta se encargue de todo.
  • Ausencia de ejemplos de relaciones positivas. Viven para satisfacer a su pareja y se la pasan pensando en ella. La intensidad la llevan al romanticismo, a la reconciliación, a dar paseos en la relación.
  • Imposición de ideales del amor romántico y finales felices que simplemente no existen. Tiene expectativas poco realistas sobre la atención, los cuidados y el apoyo que les deben de dar a sus parejas.

DIOS LOS HACE...
¿A quiénes escogen los adictos al amor? Pues a los “evitadores” que se caracterizan por:

  • Esconderse en cuanto empiezan a sentir la demanda de su pareja, porque les da pavor se manipulados o sentirse ahorcados en una relación.
  • No echarle ganas a la relación y prefieren poner su energía en otras actividades que los tengan continuamente ocupados.
  • Evitar abrirse y mostrar sus sentimientos o vulnerabilidad, porque temen que su pareja (o hasta sus hijos) los controle.
  • Levantar barreras en lo físico, emocional, sexual e intelectual con su pareja. El resultado es que su relación no crece.

La razón de su atracción casi magnética es que ambos tienen en común cosas como sentirse atraídos a lo que les es familiar. Los adictos al amor, como experimentaron abandono y desconexión durante su crecimiento, buscarán a personas que no les den atención, porque están acostumbradas a esto. En su historia familiar, los evitadores tuvieron que hacerse cargo de personas indefensas o dependientes, lo que les dio control y una sensación de poder. Por esta razón su radar emocional busca parejas a las que tengan que rescatar.

ROMPE EL PATRÓN

1. Deja lo que estás haciendo y analiza en serio tu conducta. Haz un inventario de los patrones que tienes en tu relación actual y con parejas anteriores. Escríbelo. Sé súper honesto, no engañas a nadie y no te tienes que engañar a ti mismo echándole la culpa a otros.

2. Busca los temas que han estado presentes en todas tus relaciones. Sí, incluyendo familiares. Si ves que hay cosas similares entre lo que pasaba en tu casa y tus elecciones actuales, no es coincidencia.

3. Si no estás en una relación, trata de ir a terpaia antes de buscar a alguien nuevo. Si estás en una, a menos que sea abusia, no tomes decisiones apresuradas ni exijas cambios hasta que tú mismo estés mejor y sepas qué es lo que hay que cambiar.

4. Pregúntate cómo sería tu vida si te responsabilizaras por todo lo que e pasa: tanto por las cosas buenas como por todo lo malo que pasa y por el futuro que quieres crear.

5. Crea un plan.. pero sí síguelo, que no se quede en papel. Te va a costar muchísimo trabajo estar solo, vas a estar triste y frustrado, pero al final vas a aprender muchísimo y no vas a aceptar más bullshit. Entonces podrás encontrar a alguien que realmente te merezca.

6. Acéptate a ti mismo y a tu pareja, no hay forma de que cambien. Parece poca cosa, pero lo único que todos queremos es que nos quieran como somos y no como una idea.

7. Ve a terapia, busca un coach especializado en el tema para fortalecer tu autoestima y revisar tus creencias sobre el amor.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (9 votes, average: 4.44 out of 5)
Loading...
Compartir

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta