Razones por las que subes de peso

10 razones y excusas por las que no bajas de peso, y cuando bajas, rebotas.

Compartir

¡Típico! Te comprometes a estar a súper dieta, ponerte hot, hacer ejercicio y ¡sorpresa! Aunque te dijeron que al terminar el proceso alimentario, no tendrías recaída por el ejercicio… Empiezas a subir y a los seis meses. ¡mismo peso o peor..! ¿Has escuchado alguna historia de terror así..? Espero no la hayas protagonizado, por eso van 10 razones por las que vuelves a engordar:

1. ¡Te vas por el camino rápido! Lo sé, te urge bajar de peso ¡y para mañana! Si son dos o tres kilos, para una fiesta, o una vacación ¡se valen medidas extremas para lograrlo en cuatro semanas! Pero si no es tu caso, es pésima inversión a largo plazo, porque las dietas muy restrictivas que difícilmente se apegan a tu estilo de comer o a cómo comemos en México, no te enseñarán a comer adecuadamente. Siempre piensa: ¿Hay forma de que coma así o entrene tantas horas al día por el resto de mi vida? Si la respuesta es NO ¡cambia de tratamiento!

2. Te pones como único objetivo llegar a un peso o talla. Si tu meta es pesar X kilos, al llegar a ese peso, el cerebro lo considera un logro e inconscientemente te dice: ¡Se acabó el “castigo”! Y a dejar el ejercicio y a comer ¡de todo!
Por eso, te sugiero, un objetivo orienta a la acción, es decir:

  • Voy a hacer ejercicio ¡pase lo que pase! 4 días de la semana.
  • O voy a comer todos los días un plato de verduras y 2 frutas.
  • O (mi caso) me comeré diario mi pan dulce ¡en las mañanas! Si no lo como entonces ¡hasta el otro día!
  • Así mismo, si te das cuenta que tu hambre es emocional ¡no estaría de más llamar a Adriana Esteva checa el #ConsultorioMOI 

3. Como haces ejercicio, puedes comer ¡de todo! ¡Mal! Hacer ejercicio te ayuda a controlar el peso y tiene beneficios siempre para la salud, pero si no tienes una correcta asesoría alimentaria puedes incluso empezar a comer de más al estar gastando más energía. Por eso, entrenar es un aliado para estar más sano, perfeccionar tu cuerpo, pero si lo haces solo “o con fe” de que te ayudará a adelgazar comiendo igual ¡Te frustrarás!

¡Checa este clip Qué comer para tener energía sin engordar Consultorio MOI!

4. Si no te duele ¡no sirve! (y como me duele, no me gusta y no hago nada). No es propiamente cierto, ciertas sesiones te dejarán muscularmente adolorido (no articular) pero ¡no todas! Imagínate vivir en “un grito”. Si tu meta es mantener tu peso o estar sano, basta con que hagas tu ejercicio favorito de manera constante (tres veces por semana, una hora) y siempre con la mentalidad de que sea un hábito.

5. ¡Haces puro cardio, no trabajo de fuerza –pesas- para no ponerte “ancho”! Gran error, el trabajo de fuerza (HIIT o crossfit entran en esta categoría) ayuda a aumentar tu tasa metabólica basal, es decir, quemarás más calorías en reposo. Esa idea de que “te pondrás grande” es falsa, ya que para lograr ese efecto se requiere entrenamiento especial y dieta y guía de suplementación especializada.

6. Como haces ejercicio, debes comer más carbs para recuperarte. ¡Nooooo! Esa recomendación es para deportistas profesionales y/o que entrenan a intensidades altas por más de 2 horas diarias. Para un entrenamiento fitness o de control de peso (menos de 5 horas por semana), tu ingesta de carbs debe ser saludable y no excesiva. Checa esta guía para que sepas cuáles son los mejores carbs

7. No tienes una motivación real. Si vas a bajar de peso para un evento ¡aguas! Después de la fecha, seguro volverás a engordar. Algo que les pasa mucho a las novias previo a la boda. Volvemos a lo mismo, piensa en grande:

  • ¡Voy a bajar de peso para sentirme mejor todos los días y desestresarme!
  • Voy a comer menos azúcar y harinas en la noche para dormir y descansar mejor.
  • Voy a hacer ejercicio, porque me siento bien y descanso más.
  • Voy a comer sano y dejar el alcohol porque me ayudará a ahorrar y a comprar mi depto.

8. Tienes expectativas irreales: Seguido toca el tema Martha en radio, si crees que luego de bajar de peso, serás más feliz, te vas a casar o te promoverán en el trabajo y pones tu energía en ello ¡Te vas a frustrar! Porque no es algo que dependa de qué talla de pantalón usas. Tu expectativa debe ser ¡Que te sientas bien contigo! Escucha este podcast.

9. Eres radical y no te permites tropezar: ¡No tenemos control de todo en la vida, casi de nada! En la vida, habrá ocasiones que no podrás elegir qué comer, o que no podrás ir al gym. ¡No es drama! Siempre y cuando, luego de esa fase ¡lo retomes! ¡Ojo! “No te agarras de eso”, decidas que no se puede y ¡te tires a los malos hábitos de nuevo!

10. ¡Te boicoteas -inconscientemente- para no entrenar! Un clásico es que dicen que es mejor entrenar en la mañana, si no, no quemas grasa. Esto no es del todo cierto, cada horario tiene sus pros, pero la mejor hora es ¡la que se adapte a tu estilo de vida! Debe ser algo orgánico, parte de tu cotidiano. Solo considera este TIP: Si tienes problemas para conciliar el sueño y haces HIIT en la noche: camina lento unos 10-15 minutos y date un baño con agua tibia para relajarte.

¡Ya tienes la info! Si tienes dudas, sigamos platicando en mi Instagram @keifitmx

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (9 votes, average: 4.78 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta