polillas en focos

Atracción fatal

Los focos y la luz artificial en general ha cambiado las condiciones ambientales en que viven las polillas en ciudades.

628
0
Compartir

Prende un foco en el exterior y es muy probable que pronto haya al menos alguna polilla revoloteando. Es probable que también esta misma polilla muera quemada con ese mismo foco de su atención, cual Ícaro en el sol. Sin humanos ni luces artificiales, la vida de las polillas será muy diferente.

La presión que ejercen las actividades humanas en la vida sobre la Tierra es tal que hay personas que han propuesto que esto que vivimos es una nueva era geológica, el Antropoceno, definida por el impacto que está dejando la humanidad en los ecosistemas. El caso de las polillas es un ejemplo.

Los focos y la luz artificial en general ha cambiado las condiciones ambientales en que viven las polillas en ciudades. Evolutivamente, esto modifica el tablero de juego: las polillas que antes eran “mejores” no lo son más. Un nuevo “mejor” es definido, y en este caso las ganadoras son las polillas citadinas que no son atraídas por la luz.

Te interesa: Bacterias y su lado oscuro

En un experimento se puso a criar a polillas a partir de larvas que venían de poblaciones en ciudades con mucha luz, y polillas de poblaciones rurales sin luz artificial. Todas estas polillas nacieron en un laboratorio, pero las polillas de origen metropolitano mostraron mucho menos interés en acercarse a la luz artificial que las polillas campestres. Este comportamiento ya está en su instinto, ya que nunca habían sido expuestas antes a ninguna condición de luz ni oscuridad.

Si bien esto son buenas noticias para las polillas metropolitanas, pues seguramente está incrementando su sobrevivencia, es probable que no sea tan bueno para otras especies. El que estas polillas hayan modificado evolutivamente su comportamiento significa que su movilidad también ha cambiado, y estos insectos son importantes polinizadores nocturnos de varias plantas, además de ser el alimento de algunos vertebrados.

Éste es un pequeño ejemplo de cómo algo que es totalmente humano y relativamente nuevo, la luz artificial, y sobre todo la contaminación que ésta genera durante las noches, tiene efectos directos en la evolución de las especies, y probablemente dispare cascadas de imprevistos ecológicos en otras especies. Así es como se ve una probadita de Antropoceno, la humanidad como Ícaro en el sol.

Referencia:

Reduced flight-to-light behaviour of moth populations exposed to long-term urban light pollution

 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 4,67 out of 5)
Loading...
Compartir
Alejandra Ortíz es bióloga por Facultad de Ciencias de la UNAM, actualmente estudia el doctorado de Ciencias Biomédica,le gusta explicar el lado científico de la vida.

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta