El pulque en el embarazo

El pulque puede estar contribuyendo a una mejor nutrición durante el embarazo, aunque en cantidades altas pone en riesgo el crecimiento del bebé.

1505
0
Compartir

El pulque es una bebida tradicional que data de tiempos prehispánicos. Tiene una oscura (más bien cafesosa) fama, que resulta ser muy falsa. El pulque se produce a partir de la fermentación de la savia o aguamiel de ciertos agaves. La “semilla” o “madre”, es decir el fermento que se le añade al aguamiel, viene de otros pulques, y en general contiene a los microorganismos que se encuentren libres por la región. En otros contextos, a estos microorganismos se les aprecia e incluso vende a precios muy elevados, pues son los famosos probióticos.

Lee: Mitos del embarazo

Su alta diversidad de bacterias y levaduras probióticas apunta a que otra fama que tiene el pulque, una buena, podría ser cierta. Tradicionalmente existe la creencia de que el pulque tiene muchas propiedades benéficas para la salud. Se dice que alivia trastornos gastrointestinales, que da energía y nutre. Lamentablemente se ha hecho muy poca investigación de las propiedades del pulque, pero de lo poco que se sabe, parece que sí es una bebida súper nutritiva.

Tiene por ejemplo un alto contenido de carbohidratos, algunas proteínas, y varias vitaminas y minerales, entre las que están la vitamina C, la B1, B2, hierro y ácido fólico. En algunas comunidades rurales de México el pulque es la fuente más importante de vitamina C y la tercera más importante de hierro, por lo que las personas que consumen pulque tienen un menor riesgo de anemia. Es tal vez por esto que en algunas zonas se recomienda su consumo a mujeres embarazadas y en lactancia.

Lee: Vómito en el embarazo

Sin embargo, el pulque también tiene algo que sabemos puede ser fatal para fetos y bebés: alcohol. En vista de sus beneficios pero también de su potencial peligro, ¿qué tanto pulque es tantito?

Para investigar el efecto en el crecimiento de bebés de la ingesta de pulque en el embarazo y la lactancia, unos investigadores registraron el consumo de pulque en mujeres desde que estaban embarazadas, hasta varios meses después de parir. A sus respectivos bebés se les tomó durante 57 meses el peso y el tamaño, de manera que se hizo un modelo para calcular el efecto del consumo materno de pulque en el crecimiento infantil.

Los niños y niñas más altos y pesados, indicativo a esta edad de mejor salud que sus contemporáneos más pequeños, fueron quienes tuvieron mamás que tomaron una cantidad baja o moderada de pulque durante el embarazo (menos de 200 ml de pulque diarios), y también quienes cuyas madres durante la lactancia consumieron nada o muy poco pulque. Un alto consumo de pulque se correlacionó con una ganancia lenta de peso y de crecimiento.

Lee: Toma alcohol sin culpa

En pocas palabras: parece que en cantidades bajas y moderadas el pulque sí puede estar contribuyendo a una mejor nutrición durante el embarazo en comunidades donde no hay muchas fuentes de nutrición, particularmente de hierro y ácido fólico. Sin embargo, en cantidades más altas el pulque está siendo perjudicial para el crecimiento de los niñas y las niñas.

Lo mejor sería que en cualquier zona del país las madres tuvieran acceso a una alimentación balanceada. Pero en vista de que eso no está asegurado, voltear hacia lo que dice el conocimiento tradicional en muchas ocasiones puede ayudar.

Referencias:

Maternal consumption of pulque, a traditional central Mexican alcoholic beverage: relationships to infant growth and development

Pulque intake during pregnancy and lactation in rural Mexico: alcohol and child growth from 1 to 57 months

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
Compartir
Alejandra Ortíz es bióloga por Facultad de Ciencias de la UNAM, actualmente estudia el doctorado de Ciencias Biomédica,le gusta explicar el lado científico de la vida.

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta