5 lecciones de vida de la mujer que patinó hasta los 90 años

Lo que aprendimos de la patinadora Yvonne Dowlen

Compartir

Yvonne Dowlen comenzó a patinar cuando era muy pequeña, su papá trabajaba para AT&T y lo transfirieron a Denver donde se quedó a vivir para siempre. Cuando conoció una pista de hielo en Evergreen Colorado se enamoró de ella completamente y se dedicó al patinaje hasta la edad de 90 años.

Edges from Balcony Nine Media on Vimeo.

1. En todo lo que hagas no definas como tu objetivo principal el dinero. Cuando comienzas a hacer lo que realmente te gusta, y le pones todo tu empeño, perseveras y trabajas arduamente, el dinero es solo una consecuencia de tu pasión. Después de seguir practicando y ganar más competencias Dowlen comenzó a recibir dinero y a vivir de lo que amaba.

2. Cualquier cosa, por muy difícil que parezca, si no lo intentas jamás será algo fácil. Al principio veía el patinaje sobre hielo como algo complicado. Cuando lo intentó se dio cuenta que puede ser tan sencillo como el simple hecho de caminar, pues mueves todo to peso de un lado a otro y al final patinar es solo diversión. Así que empezó con movimientos sencillos y poco a poco fue incrementando la dificultad hasta empezar a competir profesionalmente.

3. La fecha en que naciste es solo un número. Yvonne nació el 5 de julio de 1925, pero lo recordaba tal cómo es: un número que no determina tu condición ni física ni mental. La vida para ella era dejar que las cosas pasaran, a pesar de haberse enfermado, casarse, tener hijos, siempre mantuvo el patinaje en su vida y fluía con lo que pasaba a su alrededor. “Creo que mucha gente puede dirigir su vida, pero la mía tal vez solo dejé que sucediera”.

y


4. Nunca es tarde para levantarte de las caídas.
A los 80 años tuvo un accidente en coche y los doctores dijeron que no volvería a patinar, pero se recuperó y retomó el patinaje a los 81 años. A la edad de 88 tuvo un problema neurológico del que le tomó más tiempo recuperarse, pero no se dio por vencida y siguió patinando.

5. Lo que hagas con tu vida y puedas gozar de ella es tu responsabilidad. Lo más importante para ella fue encontrar en el patinaje y todo lo que rodeaba su vida algo que disfrutar. “Me gusta despertar todas las mañanas porque sé que tengo un día más”. Yvonne falleció el 2 de mayo de 2016 mientras patinaba en la pista de Colorado como acostumbraba.

¿Qué te pareció la vida de esta patinadora? ¿Cuál es tu pasión? 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (9 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta