3 razones por las que engordas (sin querer) y cómo solucionarlo

Si nomás no logras bajar de peso y estás atorado con esos kilitos de más te urge leer esto

Compartir

¡¿Qué tal mi Banda Fitness?! Justo esta semana pensaba escribirles sobre ejercicios para “x” o “y” partes del cuerpo, pero mientras ordenaba mis ideas; me empezaron a llegar mensajes de clientes personales y amigos de redes, contándome sus historias y dudas sobre por qué no logran bajar de peso.

Por eso, cambié el tema y como nutriólogo experto en fitness y aprovechando mis habilidades y conocimientos en desarrollo humano (resultado de lectura de cientos de libros, podcast, terapia y de escuchar a Martha Debayle) llegué a estas conclusiones, soluciones ¡Y te las cuento!

 

  1. DETONADORES EMOCIONALES: Terminaste con tu pareja y cada vez que te llama o lo ves en redes o lo recuerdas ¡comes dulces, postres o harinas! Esto sucede por cuestiones tanto emocionales como fisiológicas. Ante un dolor o situación de estrés, tu cuerpo necesita endorfinas. Y ese efecto lo dan los AZÚCARES como chocolates, pasteles, helados, refrescos o cualquier dulce. Y esto ocurre también con el alcohol. Beber alcohol no es sólo para olvidar, sino que al ser azúcar MEGA INTOXICANTE (es una droga, aunque no queramos verla así), además de euforia, te desinhibe y ¡te diviertes más! Con el precio de la cruda, la acumulación de grasa abdominal y el volver a sentirte deprimido después (especialmente, si fue la razón de la borrachera) solo que con más hambre.

¿Cómo resolverlo?

  1. Identifica que te causa esos atracones, y ataca LA ENFERMEDAD, no el SÍNTOMA: Es decir, si te causa emociones “negativas” (tristeza, ansiedad, enojo, angustia, coraje) ver a tu ex, a ese amigo que te traicionó, a esa prima que siempre se siente mejor que tú ¡deshazte de esos estímulos!:
  2. ¡ALÉJATE y evita encuentros con la gente tóxica para ti!
  3. IMPORTANTE: Borra, silencia o BLOQUEA temporalmente –o permanentemente- de tus redes a esa persona que HOY es indeseable (si no sabes cómo hacerlo sin que se dé cuenta, mándame un mensaje en Instagram y te digo cómo, ¡vaya que tengo experiencia en eso!).
  4. Si vive por tu casa, no estés decretando que le verás, mejor procura pasar en horarios donde sabes que no se toparán.
  5. Si trabajan en la misma empresa ¡ni modo! Ahí si entra la voluntad y quizás un saludo o evitar topártele es lo mejor.
  6. Evita tener al “enemigo” o veneno en casa:
    1. NO COMPRES para TU CASA LO QUE TE ENGORDA.
    2. Si tienes cajas o paquetes de galletas, botes de helado o cajas de refrescos o botellas en casa ¡regálalas!
    3. Si un día te mueres de antojo, compra la presentación individual y ya.
    4. No tengas alcohol ni cervezas en casa.
  • Sustituye esa recompensa, por ejemplo, cuando te entren las ganas de comerte un pastelillo ¡mejor comete una barra de amaranto o un plátano o una barra de proteína! Igual engorda, pero al menos te nutre más.

SI eres de beber alcohol, es fácil ¡evita salir a bares! Y perdón, pero ¡cambia un rato de grupo de amigos! Puedes contarles tu caso ¡y te aseguro te entenderás!  Si no te laten las anteriores: ¡ficha! Llévatela leve con las copas, rellénalas con agua o agua mineral.

 

  1. OCIOSIDAD: ¡Tal cual! Solemos comer por aburrimiento, piensa, cuando estás viendo la tele; relajándote, platicando con alguien sentado o “chismeando”; es clásico empezar a comer. Piensa en la escena de las vacaciones en la playa descansando, bebiendo cerveza y comiendo un coctel de camarón o unos nachos. Eso se replica en la vida cotidiana, cuando tienes poco trabajo o muy mecánico de escritorio. Tu cerebro no está trabajando tanto y aunque estés metido en el Excel ¡estás aburrido! Entonces comes.

¿Qué hacer?

  1. Si te sientes aburrido o no tienes nada que hacer en casa, mas que ver TV o sentarte a leer; toma agua y ten listo un platazo de verduras picadas; o prepárate una taza de avena cocida o un plato de All bran con un poco de leche ¡tiene tanta fibra que te sentirás satisfecho!

Otra opción es que tengas palomitas naturales, una ración como las chicas del cine, te funcionan perfecto. ¡Ah! Y toma mucha agua, eso “engaña” a tu cerebro.

  1. En el trabajo, ¡levántate cada cierto tiempo! Camina un poco, o ve a ver a tu compañero en vez de mandarle email o whatsapp. O aunque se vea horrible ¡masca chicle! Eso sí, asegúrate de tirarlo si vas a alguna cita con jefes o clientes.

 

  1. NO ES EL MOMENTO: ¡PUNTO! No es tu momento ahora, no importa que hayas ido a la consulta; o que sientas que debes bajar de peso ya; o que traigas ligeramente alto el colesterol, triglicéridos o glucosa. Si por dentro no estás dispuesto ni convencido de hacer cambios ¡no pasará nada! Si pasas por una etapa de estrés por otras cuestiones ¡no agregues otra causa de angustia o de potencial fracaso! Concéntrate en resolver lo que ahora te afecta y es tu foco y verás que pronto llegará tu momento adecuado para bajar de peso. Mientras puedes seguir mis tips fáciles en redes, en mi plataforma y por supuesto en las colección de columnas de lunes FITNESS en revista moi.

 

Ven a verme a consulta o redes para seguir platicando en @keifitmx 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votes, average: 4.75 out of 5)
Loading...
Compartir
mm
Fitness Lifestyle Coach. Tiene un diplomado en entrenamiento para la estética corporal y otro en nutrición deportiva.

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta