Usos y beneficios de la miel

En el mundo hay más de 300 tipos, te decimos cuál usar para tus achaques... y tus alimentos

Compartir

Hay pocas cosas tan antiguas como la miel: se ha encontrado cera de abejas en cerámica de hace más de 9mil años, los antiguos egipcios se la ofrecían a sus dioses y los griegos, romanos y chinos la usaban como un ungüento para las heridas y como tratamiento para fiebres.

¿Pa’ qué es buena?
¡Adiós a la tos! Un tecito o agua caliente con miel y limón es un clásico para aliviar el dolor de garganta y la tos. Esto se debe a sus propiedades antioxidantes y antimicrobianas.

Ayuda a la digestión. Por sus propiedades antisépticas, la miel ayuda al trabajo del sistema digestivo y destruye las bacterias malas del estómago. Además, puede curar heridas menores dentro de las membranas mucosas.

Reduce el colesterol. Ayuda a mejorar el metabolismo al reducir los triglicéridos, así como el colesterol total y el colesterol LDL que se conoce como colesterol “malo” y al mismo tiempo aumenta el HDL, que es el “bueno”.

Cura las heridas. Se puede utilizar para curar cualquier herida abierta, independientemente de en qué parte del cuerpo esté, ya que tiene fuertes propiedades desodorizantes, de limpieza y favorece la cicatrización de las heridas.

Ayuda al insomnio. La miel eleva los niveles de insulina en la sangre, lo que estimula la liberación de serotonina, que luego se convierte en melatonina.

¿Cómo se hace?
Luego de recolectar el néctar de las flores, las abejas lo llevan a la colmena y lo escupen, ahí otras abejas lo mastican hasta que se convierte en miel. Las abejas depositan esa miel en los panales y los abanican con sus alas para que se seque. Este proceso hace que la miel se espese aún más.

¿Cuál es la mejor?
La miel cruda proviene directamente de la colmena y por eso es la más recomendable. Es la menos procesada y tiene la mayor cantidad de antioxidantes. Por su parte, la miel pasteurizada es procesada para eliminar imperfecciones y mejorar su vida útil. Peeeero se le puede agregar jarabe de maíz u otros edulcorantes que ponen en riesgo sus propiedades. Entonces, sin importar de qué flor venga, entre más pura sea, mejor.

La miel natural no caduca nunca, solo debes cerrar bien el frasco para que las bacterias no se multipliquen ahí dentro 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 4.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta