¿Por qué es tan importante el desayuno?

Salirte de tu casa sin desayunar es como agarrar carretera con la reserva de gasolina. Tarde o temprano, el motor de va a parar

Compartir

¿Por qué desayunar?

  • Acabas de pasar un ayuno de doce horas y tu cuerpo necesita nutrientes esenciales para tener energía, pensar, estar de buenas. Necesitas “combustible” de calidad.
  • Durante la noche, los niveles de glucosa bajan. Hay que nivelarlos para andar al cien.
  • No caes en la tentación de antojos. El desayuno favorece el control de apetito. Si traes algo nutritivo en la panza, es mucho más fácil rechazar el pastel de cumpleaños en la oficina.
  • Te sirve para la concentración y la memoria, que es lo que se espera de ti si vas a la escuela o al trabajo. Andar bien alimentado nutre tus células y hace que tu cerebro funcione como debe.
  • Estimulas el metabolismo y controlas mejor tu peso. Es mejor comer en cantidades razonables a lo largo del día que hacerte el anoréxico hasta que te gana el hambre y te atascas. Recuerda que durante el sueño necesitas muy pocas calorías. Lo ideal es repartir los alimentos en cinco comidas: tres comidas + dos snacks.

Un buen desayuno
Un croissant y un jugo de naranja con café no es un buen desayuno: ¡es pura azúcar! Tampoco una torta de tamal ni unas tortillas. Lo ideal es comer un combo con:

  1. Proteína: animal o vegetal, controlarán tus ganas de tragarte lo que se te atraviese.
  2. Grasa buena: como nueces. Mejoran la concentración de vitamina E y dan energía.
  3. Carbs de calidad: cereales y granos integrales que serán tu principal fuente de energía.
  4. Líquidos: para estar bien hidratado, pero tómalos al final para que no te quiten el hambre.

Organízate

Planea tu semana: escribe tus menús. No vayas a hacer siete recetas complicadas. Trata de ser lógico en tu elección. Si compras fresas, úsalas para dos o tres recetas. Haz tu lista de compras en ese mismo momento.

La ida al súper: ve una vez por semana al súper para comprar lo que necesitarás para todos los días. Es un tip lógico pero a veces se nos olvida, y estamos con el refri de misionero por varios días. No es a las seis de la mañana que debes de pensar en esto. Anticipa.

Meal prep
Dedica dos momentos de la semana al meal prep. Puede ser el domingo y el miércoles por la noche: prepara huevos duros, la quinoa, el tofu, corta verduras y frutas para tres días, pon a remojar tu pudding de chía para tres días, lo que se te ocurra.

Échate un shot
Antes de desayunar, tómate un vaso de agua tibia con el jugo de un limón, una pizca de sal de mar y una cucharadita de miel de abeja. Activas tu digestión y te hidratas.

Lo que siempre debes tener:

  • leche vegetal (coco, arroz o almendra)
  • huevos
  • quinoa
  • avena
  • frutos secos
  • manzanas
  • plátano
  • papaya
  • aguacate
  • miel natural
  • sal de mar
  • espinaca
  • yogurt griego

 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votes, average: 4.83 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta