¿Para qué sirve la vitamina C y dónde la encuentras?

Que si en juguito o en pastillitas, la vitamina C tiene muchos mitos a su alrededor, entre ellos, que te quita la gripa loca que traes… Descubre para qué sí te ayuda.

Compartir

Para una piel lisita, lisita

Es la reina del “que no quede huella, que no, que no”, porque está relacionada con la producción de colágeno. Un estudio de la Universidad de Leicester mostró que es buenísima para curar heridas y evitar que el ADN de las células de la piel se dañe, por ejemplo, cuando te tiras por horas al sol en Caleta-Caletilla. La vitamina C estimula a los fibroblastos para que se dividan y reparen el área dañada.

Para ser eternamente joven

Como está retacada de antioxidantes, la vitamina C es uno de los aliados más importantes para luchar contra el envejecimiento prematuro y prevenir el cáncer. Los antioxidantes ayudan a combatir la formación de radicales libres, que nomás empiezan a meter desorden en tu cuerpo a nivel celular. Así que con su ayuda no se notarán tanto los años.

Para deshacerte de ese kilo de cadera

Investigadores de la American Society for Clinical Nutrition vieron que existe una relación entre altos niveles de grasa y bajos niveles de vitamina C. Y una investigación publicada en la revista Nutrition & Metabolism comprobó que quienes tienen mayores niveles de vitamina C oxidan más grasas durante el ejercicio y esto sucede porque toma parte en la síntesis de la carnitina, una sustancia indispensable para la quema de grasa cuando hacemos ejercicio.

Pa’l deportista

Solo si eres un deportista de alto rendimiento, puede servirte para enfrentar los síntomas de la gripa. Los investigadores encontraron que si te echas un vaso de jugo de naranja (200 mililitros) diario disminuyen hasta 50% el riesgo de agriparse.

Para bajarle al estrés

No hará que dejes de moquear, pero te ayudará a estar más relajado. Samuel Campbell, de la Universidad de Alabama, encontró que tomarla desestresa, porque actúa sobre la respuesta de la glándula adrenal al estrés. Reduce los niveles de cortisol, que es la hormona que fabricamos en situaciones de emergencia y que, cuando producimos de forma crónica, hace que nuestras defensas bajen.

Para que no se te suba la presión

Científicos del Instituto Linus Pauling, de la Universidad Estatal de Oregón, demostraron que tomar un suplemento diario de 500 miligramos de vitamina C ayuda a disminuir hasta 9% la tensión arterial en pacientes hipertensos, sin los efectos secundarios de los antihipertensivos. Como eso es un súper shot tienes que tomarlo en pastillas, nada más no te excedas porque una sobredosis de vitamina C te dará diarrea y vómito, por decir lo menos.

¿Dónde la encuentro?

La naranja tiene 69 mg de vitamina C por cada 100 gramos, y eso cubre aproximadamente 50% de la cuota diaria que necesitamos. Si quieres otras opciones prueba con:

Perejil (161 mg) / Pimiento rojo (139 mg) / Col de Bruselas (112 mg) / Mango (122 mg) /

Brócoli (100 mg) / Berro (96 mg) / Fresas (84 mg) / Papaya (80 mg)

¿Cuánta necesito?

Bebés hasta los 6 meses de edad 40 mg

Bebés de 7 a 12 meses de edad 50 mg

De 1 a 3 años de edad 15 mg

De 4 a 8 años de edad 25 mg

De 9 a 13 años de edad 45 mg

Hombres adultos 90 mg

Mujeres adultas 75 mg

Mujeres embarazadas 85 mg

 

Por cierto, los estudios han demostrado que la vitamina C ni acorta las infecciones respiratorias ni reduce sus síntomas.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 4.33 out of 5)
Loading...
Compartir

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta