Cómo bajar de peso con nuevos hábitos

Si ni la dieta de tu abuela te ha servido, sigue estos pasos para que bajes de peso ¡nada te cuesta!

Compartir

Si tienes ganas de bajar de peso y has probado hasta las dietas más raras que encuentras en internet o te cuesta muchísimo trabajo llevar una dieta estricta, lo que tienes que hacer es insertar hábitos pequeños en tu rutina para perder kilos sin que te des cuenta. Sigue estos tips para perder peso antes de lo que imaginas.

Cambia lo que pides en el café. Si ir por un café es parte de tu rutina diaria y sin él no puedes funcionar, considera cambiar lo que pides. En lugar de pedirlo con algún jarabe, crema y azúcar intenta tomar café negro o utilizar sustitutos de azúcar. Entre menos cosas le eches mejor. Si no eres tan adicta al café, intenta reemplazarlo por té verde.

Sé más consiente de lo que compras en el súper. Para que esto sea más fácil, haz una lista exacta de lo que te quieres llevar. Así no vas a llenar tu carrito de cosas que no necesitas. Nunca vayas con hambre, así evitas comprar cosas que se te antojaron en el momento.

Ponle limón a tu agua. Los cítricos tienen propiedades diuréticas, las cuales te van a ayudar a ir al baño más seguido para no retener líquidos. Durante el día, exprímele un poco de limón a tu agua, sabe mejor y es más refrescante.

Cambia una comida por una clase de ejercicio. Si eres de las que les encanta ir a comer con sus amigas, cambien la tarde de postres por una clase, no es dejar la comida atrás pero si es adquirir buenos hábitos. Además, entrener en equipo tiene muchos beneficios.

Llévate tu ropa de ejercicio al trabajo. Si vas a tu casa a cambiarte, lo más probable es que termines sentada “descansando un ratito” y además pierdes tiempo. Si te llevas tu ropa en una bolsa ya te puedes ir directo de la oficina al gimnasio o a correr o lo que sea que te guste hacer, sin pretextos.

Sé consciente cuando comes. Come lento. Tu cerebro se tarda en procesar el hecho de que ya estás llena. Trata de masticar cada bocado aproximadamente 25 veces y concéntrate en el sabor de la comida. Baja los cubiertos de vez en cuando para darte más tiempo entre cada bocado.

Evita los snacks de media noche. Ni hambre tienes cuando comes a media noche, son antojos y no es bueno. Al terminar de cenar, lávate los dientes y de pura flojera no querrás volver a comer algo en toda la noche.

Duérmete más temprano. Hay muchos estudios que demuestran que la falta de sueño te puede hacer subir de peso. Además te vas a sentir mucho mejor al día siguiente si duermes más.

 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (30 votes, average: 4.73 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta