Autobronceado comestible

Cualquier época del año se vale lucir buen color

Compartir

Mueres por traer un tan dorado y luminoso, pero conoces perfecto el tremendo daño que le hacen los rayos UV a tu piel… Buena noticia: lo puedes lograr comiendo ciertos alimentos.

Los pigmentos que hacen que un pimiento se vea rojo o una zanahoria naranja se llaman carotenos, y también te pueden dar color a ti porque, al comerlos, buena parte se va directo a la capa más superficial de la piel: la epidermis.

Para la producción de melanina -que le da color a tu piel- también necesitas alimentos con mucha vitamina A (como betabel, brócoli, chícharos o manzanas) y con vitamina E (como jitomate, espárragos, mango o papaya).

Un estudio hecho por el doctor Ross Whitehead, de la Universidad Saint Andrews, en Escocia, demostró que un pequeño cambio en la dieta refleja un glow saludable. Por seise semanas registró los cambios en la piel de 35 estudiantes y el resultado fue que los que le pusieron más fruta y más verdura a su dieta ganaron color, y los que no siguieron pálidos y con un look menos saludable.

En otro estudio, el doctor Ian Stephen de la Universidad de Nottingham hizo un #matamesta entre pieles con color por comer bien y con bronceado por el sol. Usó fotografías y puso a un grupo de personas a elegir cuáles se veían más atractivas: ganaron los del tan por la dieta.

Los efectos tardan entre cuatro y seis semanas. Notarás un tono muy distinto al de un bronceado con sol, que muchas veces te hace ver reseco, opaco, rojo o con manchas. Vas a tener una luminosidad que viene desde adentro. Seguro más de una persona te dirá “¡¿A dónde fuiste?!, ¡qué bronceadito te ves!”.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta