5 alternativas para manejar la ansiedad (por comer)

Si te la pasas tragando sin razón y sin parar, ¡aquí te decimos cómo controlarlo!

Compartir

Parecería que no, pero seguramente te ha pasado que te descubres comiendo mucho sin saber por qué; o de repente aquello que te gustaba, ya no lo gozas tanto; o sientes angustia por cosas tan simples como no llegar a ver un capítulo de la serie que estás viendo en Amazon Prime (caso real). ¡Es tu estrés!, con ansiedad, puedes estar deprimido ¡o todo junto! Por eso te dejamos estas alternativas saludables y naturales para combatirlos en etapas iniciales.

Arranquemos por el principio, las definiciones:

  • Ansiedad o miedo, es poner a tu cuerpo en un estado de alerta ante una situación de peligro, lo cual es esencial para sobrevivir; el problema es que cuando NO es una situación real, pasa, la vives y lidias con ella. La ansiedad no atendida puede volverse  un trastorno mucho más serio; y si no es tratado a tiempo seguro SÍ O SÍ vas a necesitar medicamento. 
  • Estrés: Es un sentimiento de tensión física o emocional, que puede provenir de cualquier situación o pensamiento que te haga sentir frustrado, furioso o nervioso ¡Y eso es lo peor! QUE DE UN PENSAMIENTO NO REAL ¡pasan cosas negativas reales en tu cuerpo!

Cuando te estresas, en tu cuerpo:

  • Sube la presión arterial.
  • Se acelera tu frecuencia respiratoria
  • Tus glándulas adrenales liberan cortisol, la hormona que regula los mecanismos de respuesta al peligro. Pero secretada constantemente ¡engorda! Ya que libera energía para ser usada y ¡escapar corriendo! El problema es que no vas a escapar de un depredador ¡porque no existe! El peligro está solo en tu mente o en situaciones sedentarias. Por ello, esa energía no empleada para su función, se vuelve grasa acumulada en el centro del cuerpo, ya que ahí es donde es “más económico” almacenarla.
  • Todo lo anterior, llega a causar fatiga crónica y baja en tu actividad deportiva. ¡Círculo vicioso, una espiral sin salida!
  • Depresión: Es una enfermedad clínica severa ¡no es sentirte triste -unos días- porque terminaste con el novio o porque te corrieron del trabajo! Es un trastorno del cerebro por causas genéticas, biológicas, ambientales y psicológicas; que puede empezar  a cualquier edad. Su tratamiento requiere medicamentos y terapia.

Algunos síntomas:

  • Sentirte triste o sin propósito
  • No dormir o dormir de más
  • Sentirte cansado, con ansiedad
  • Comer demasiado o dejar de hacerlo

Y LO PEOR ¡La gente que está en DEPRESIÓN NO LO SABE, porque para ellos ASÍ ES LA VIDA (caso real)!

SOLUCIONES PRÁCTICAS Y ¡HASTA DIVERTIDAS!

Es importante resaltar que esta nota es para que identifiques y sepas lo que puede estarte pasando, no es para curarte o diagnosticarte. Peeero sí te decimos cómo tomar mejores decisiones. Ya sea seguir alguno o todos los consejos; ir a ver a algún especialista; hacer cierto tipo de lecturas; o escuchar los podcast de los médicos y terapeutas que van al programa de Martha Debayle.

1. Ejercicio

El médico psiquiatra John J. Ratery de Harvard Medical School, quien ha estudiado el efecto del ejercicio en el cerebro comenta que ha sido testigo de que ESPECIALMENTE EL EJERCICIO AERÓBICO “CARDIO”, ayuda muchísimo a tratar la ansiedad y estrés. Actividades como clases de bici, baile, caminata rápida.

¿Cómo lo logra?

  • Distrayéndote lo que te causa ansiedad ¡busca una clase divertida! Si para ti es un suplicio caminar ¡no lo hagas! Mejor baila o nada, la idea es que sea algo que te guste ¡o que al menos no te disguste!
  • El moverte reduce la tensión muscular.
  • Al subir tu frecuencia cardiaca cambia la química cerebral, liberando neuroquímos como serotonina; GABA (ácido gamma aminobutírico); BDNF y endocanabinoides.
    • Activa la región frontal del cerebro responsable de las decisiones (funciones ejecutivas) y ayuda a controla la amigdala, que es la que reacciona para sobrevivir, detonando la ansiedad en situaciones (o en nuestro caso, pensamientos) de peligro.

Mi sugerencia:

  • Clases de baile tipo bodas: Salsa, hip hop, Zumba, ritmos latinos
  • Clases de bici estática: ¡de la nueva tendencia con poca luz y buena múscia fuerte!
  • Correr al aire libre o en caminadora ¡con un buen playlist!
  • Clases en agua ¡tipo aquaerobics!
  • Pilates O Tai Chi son otra buena estrategia al ser actividades que involucran movimientos fluidos y que se enfocan en la respiración
  • Box o Kickboxing ¿Ganas de golpear a alguien? Mejor hazlo quemando calorías tonificando y aprendiendo nuevas técnicas. Y de paso unos buenos golpes al costal, a la pera pera o al sparring ¡relajante..!

2. No alcohol

Al momento te pone eufórico ¡prendido, de buenas! Pero posteriortemente viene el bajón físico y emocional ¡la cruda!

El alcohol es un depresivo “downer” por naturaleza, que genera adicción porque te da esa sensación de euforia -que si estás deprimido- tu cerebro no logra producir o está dejando de hacerlo. Es por eso que detrás de un alcohólico o adicto hay alguien deprimido.

Y aquí entran los que necesitan una copa de vino, cerveza o trago todos los días -o casi todos- para comer, cenar, platicar ¡o hasta para desayunar! No Bebas, tal vez es lo que te tiene ansioso y angustiado,  y no lo has racionalizado.

3. ¡Duerme!

Yo sé que una de las razones por las que sigues leyendo esta nota a conciencia es porque no puedes dormir. Entonces se hace un círculo vicioso. No duermes, te da más ansiedad, quieres dormir, no lo logras, te estresas y sale peor. Así que sigue estrategias, como cenar ligero o no hacerlo; tomarte un té relajante (venden muchos en el super); apaga todas tus pantallas y mantenlas alejadas. Un buen antifaz puede ser de gran utlidad.

TIPS

  • Evita las siestas, mejor resiste y así conciliarás el sueño por la noche. Si luego de un mes, no logras dormir, ve con un médico y coméntale, tal vez necesites una ayudadita médica.
  • Mientras tanto, hay remedios de farmacia -venta en mostrador- que pueden ayudarte a conciliar el sueño; o tomar melatonina, de venta en tiendas de suplementos.
  • Evita bebidas con cafeína en la noche: café, te negro, té verde, refrescos de cola, bebidas energéticas o tomarte el quemador de grasa después de las 6:00pm, si entrenas por la noche.

4. Respira

Tal cual: Just Breathe! Te recomiendo una forma muy práctica y sencilla. En cualquier lugar donde estés sin nada que hacer o esperando algo (en lugar de estar agachado en el celular). respira así:

  • Inhala en 7 segundos (mil uno, mil dos, mil 3) ¡Cuenta conscientemente en la mente! Te ayuda a estar concentrado en la respiración. ¡Infla la panza!
  • Mantén el aire 7 segundos.
  • Exhala lentamente en 7 segundos, incluso sumiendo la panza al final.

¿Es mucho tiempo para tu paciencia? Hazlo en 3 o 4 segundos.

Si logras hacerlo durante 3 minutos ¡ya es ganancia! 5 es lo ideal y 3 veces al día ¡mejor!

5. Yoga

Lo pongo fuera del ejercicio porque es “otra categoría”, diría que es el ejemplo de wellness y conexión mente y cuerpo. El yoga es una de las mejores herramientas para combatir el estrés, debido a que su práctica incluye estrategias como respiraciones; técnicas de meditación y posturas de ejercicio que te estiran y relajan los músculos. Digamos que pone a tu sistema nervioso en balance.

Ya tienes varias alternativas ¡no lo dejes pasar! Y si de verdad crees que hay algo raro en ti, no dudes en acercarte a alguien para platicar. Te ofrezco mi apoyo como amigo, un amigo que gracias a la terapia y medicación, salió del problema exitosamente. Mi instagram @keifitmx 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (10 votes, average: 4.40 out of 5)
Loading...
Compartir
mm
Fitness Lifestyle Coach. Tiene un diplomado en entrenamiento para la estética corporal y otro en nutrición deportiva.

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta