Nada de las luces del terremoto es verdad

Nada de lo que leíste sobre las luces del terremoto es verdad o de cómo la ciencia no nos deja tener nada bonito, ni explicaciones científicas.

Compartir

En la madrugada del viernes pasado un terremoto de 8.1 grados azotó varias zonas del país. En la Ciudad de México sus efectos no se limitaron al piso en movimiento, hubo personas que reportaron ver luces en el cielo (y hubo quien, sin que pareciera tener mucho temor al temblor, hasta las grabó).

Entonces comenzaron a salir en varios medios explicaciones a estas “luces del temblor”. Ninguna de esas explicaciones está en lo correcto.

Te interesa: Cosas que no sabías del espacio

Las luces del temblor se han reportado desde hace cientos de años, con una enorme variedad en cuanto cómo lucen: bolas de fuego en el cielo, chispas sobre el suelo, nubes con colores de arcoíris, manchones luminosos en el horizonte (como las que recientemente se observaron en CDMX). También varía cuándo se ven, si antes, durante o después del temblor; cuánto duran; de qué color son… todo esto nos habla de que es que muy probable que estemos ante diferentes fenómenos, y cada uno, por lo tanto, con una explicación distinta.

Una de las explicaciones que más se citaron para las luces del terremoto del 8 de septiembre tiene que ver con que el deslizamiento del suelo genera una carga eléctrica que produce la luz. Esto supuestamente se sabe gracias a que unos científicos de la Universidad de Rutgers hicieron un experimento en el que agitaban materiales granulares y de esta manera crearon carga eléctrica, algo llamado efecto triboeléctrico. Una cosa similar es la triboluminiscencia, cuando un material genera flashazos de luz.

Lee: La contaminación sí importa

El autor de esta investigación en señala en una entrevista que no se sabe si los resultados de su experimento tienen algo que ver con las luces de los temblores, y que de hecho éstas posiblemente tengan causas muy distintas. Además, según esta solución que dieron algunos medios, las luces tendrían que ocurrir cerca de fallas geológicas, y el ex Distrito Federal no está muy cerca de ninguna.

Así que parece que ésta no puede ser la causa de las misteriosas luces.

Otra explicación que se difundió es que ciertas rocas, como el basalto, liberan cargas eléctricas al momento de ser sacudidas por un terremoto, las cuales se manifiestan como luces o chispas en la superficie. El efecto ocurriría en 0.5% de los terremotos, y según los autores, puede pasar desde semanas antes del temblor, hasta el momento en que está ocurriendo, y en una distancia de hasta 160 Km del epicentro.

Lee: Nos estamos acabando todo

El epicentro del temblor del viernes pasado fue en Pijijiapan, Chiapas, a más de 1000 Km de la Ciudad de México, lugar de nuestro fenómeno todavía sin respuesta.

¿Qué pasó entonces?

Lo más seguro es que las personas que vieron estas luces hayan sido testigos de fallas en alguna planta eléctrica, o explosiones lejanas de transformadores (de lo cual también hay algunos videos).

El fenómeno “general” de las luces del temblor carece todavía de explicación, principalmente por el hecho de que es probable que ni siquiera sea un fenómeno, sino varios con explicaciones diversas. Otra de las razones es que es muy difícil de medir, pues los temblores son imprevisibles; eso nos deja únicamente con modelos teóricos sobre lo que podría estar ocurriendo (si es que está ocurriendo).

¿Le quita lo bonito, impresionante o extraordinario al fenómeno el que hayan sido transformadores explotando y no un efecto súper raro de las rocas? Para mi no, y tampoco le resta fuerza al temblor. El poder de la tierra moviéndose fue suficiente para apagar la luz de 2 millones de personas al mismo tiempo.

Referencias:
Earthquake Lights: Do They Exist?
Prevalence of Earthquake Lights Associated with Rift Environments
On the Origin and Evolution of Electrical Signals During Frictional Stick-Slip in Sheared Granular Material

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (14 votes, average: 3.71 out of 5)
Loading...

1 COMENTARIO

  1. Está mal el encabezado del artículo, pues no corresponde con el contenido, y es pretencioso. El artículo no se quiere comprometer con ninguna de las teorías, en lugar de aceptar que no puede explicarlo; pero yo he leído otros artículos que aceptan esta condición con mayor humildad e inteligencia

Dejar una respuesta