Flat character pregnant female sits on a doctor's hand during a check-up. Medical care in hospital, maternity for a woman. Gynecologist, psychological, Prenatal medical concept. Vector illustration.

Cómo sobrevivir con gracia a los cambios de la vida

Kalinda Kano, coach de bienestar y belleza integral nos dice cómo adaptarnos y aprovechar las vueltas de la vida, sin morir en el intento

Compartir

Por Kalinda Kano 
Autora de Perfectamente imperfecta

La vida está en constante movimiento, justo cuando parece que ya le agarraste la onda a algo, ese algo se convierte en otra cosa. Desde tu trabajo, amistades y relación de pareja hasta tu corte de pelo y cuerpo. Y es cierto lo que dicen, lo único constante en esta vida es el cambio y por eso nuestro trabajo como mujeres fabulosas es aprender a navegarlo de la mejor manera.

Sé que hay muchas personas a las que la simple palabra cambio les da terror. Quizás es porque se imaginan que lo que viene después va a ser difìcil y aterrador, y si tú eres de esas, respira profundo y recuerda todas las veces que tuviste miedo y que al final todo salió mejor de lo que esperabas.

Y por supuesto que también hay personas a las cuales el cambio les encanta y la simple idea de una nueva aventura las entusiasma y llena de vida.

Pero independientemente del tipo de persona que seas tú y cómo te relaciones con los cambios, hay algo que es un hecho: como en la vida todo cambia, nos guste o no tenemos que aprender a afrontarlos.

Aquí te comparto algunos consejos para sobrevivir durante los períodos de transición:

1. Ajusta tus expectativas o mejor aún, no las tengas.
He notado que cuando le ponemos demasiada presión a las cosas, rara vez salen como esperamos. No importa si te vas a mudar de casa, cambiar de trabajo, terminar tu relación o aventarte a emprender, afronta la experiencia con más fluidez que expectativas.

2. Llévatela despacio.
Es típico del periodo de cambios querer hacerlos todos al mismo tiempo, pero cuidado con eso. Está comprobado que cuando te pones demasiado encima a la vez es muy probable que después de un tiempo desistas y no hagas nada. Mejor vete una cosa a la vez.

3. Relájate.
Incluso cuando estás viviendo el cambio que pedías, hay una etapa de transición que puede ser muy estresante. Cuida tu salud física, mental y emocional y asegúrate de estar cumpliendo con los básicos: ejercicio, buena alimentación y descanso. Y también te recomiendo que pruebes la meditación. Hay muchas prácticas en línea y apps que te pueden guiar, te aseguro que cuando lo hagas te vas a sentir mejor.

4. Crea nuevas rutinas.
Aprovecha que las cosas se están moviendo para replantear otros aspectos de tu vida. Muchas veces sin darnos cuenta estamos viviendo en automático y nos urge revisar algunas cosas. Usa este momento de transición para sacar o incorporar lo que estés necesitando.

5. Pide ayuda.
La idea de que tenemos que poder con todo es de las creencias más dañinas que podemos tener. No hace falta que seas superwoman y resuelvas todo sola. Rodéate de personas que puedan apoyarte durante los cambios. Una buena amiga con la que puedas hablar, una suegra que te pueda ayudar con los niños, o un profesional a quien contrates para darle dirección a tu nuevo camino siempre valen la pena. Normalicemos apoyarnos en otros.

En conclusión, te quiero decir que no importa si el cambio que estás afrontando es pequeño o gigantesco, lo que importa es la manera en la que tu lo sobrelleves. Por eso en los periodos de transición se vale ser un poco egoísta y poner tus necesidades primero.

Lo que sea que estés viviendo es pasajero y pronto todo va a caer en su lugar, te lo prometo.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (9 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta