¿Cómo identificar amistades tóxicas?

A lo largo de la vida nos vamos a topar con uno o varios amigos tóxicos que se convierten en un bagaje emocional o incluso podríamos llegar a ser nosotros

Compartir

Hablar de un amigo tóxico hasta resulta confuso, porque una cosa no va con la otra. ¿Cómo nos va a hacer daño alguien que queremos tanto? Pero resulta que sí podemos querer, amar y apreciar a esa persona, aun cuando tiene ese punto negativo, pesimista o tipo vampiro emocional que te chupa la energía. Ese amigo es aquel que no sabe comunicar ni empatizar, a lo mejor es agresivo o te hunde en el pesimismo. Es esa gente que te contamina, te chupa la energía y te deja sin fuerza, sin ánimo y sin alegría.

Es desesperante, porque aunque uno tenga buena intención y quiera tratar de ayudarle, hacerle ver las cosas desde otro punto de vista más positivo, es un torbellino que te absorbe. Es más, cuando tú eres feliz de manera sostenida es muy probable que el punto de encuentro con esa persona se rompa totalmente, o sea, esa gente quiere tú estés igual de miserable que ella para que la acompañes en su miserabilidad. Pon mucha atención a las siguientes características, porque pudiera ser que no tengas, sino que tú seas un amigo tóxico.

1. Es un YO-YO
Ser el apoyo de alguien es una cosa, pero ser su terapeuta sin recibir nada a cambio es muy distinto. Una amistad tóxica es en la que solo uno importa. Es el clásico que siempre tiene algo más importante que tú, que quiere que estés disponible 24/7 pero te deja en visto y además te quiere desempeñando cierto papel, el que a él o ella le conviene.

2. Te incomoda
Sí, literalmente, te enferma estar con esa persona, te duele la panza o hasta tu cuerpo te alerta como cuando tienes miedo, ¿qué estás haciendo ahí? No necesitas que te peguen para que sea violencia, ¿eh? Y sí, hay violencia también en las amistades. Alguien a quien tienes que impresionar y de quien tu cuerpo te está alertando, no es un amigo.

3. Es incapaz de aceptar la crítica
¡Ah! Pero eso sí, cómo le fascina hacerla. Y casi nunca es constructiva. Te dice que estás engordando, que tu nueva pareja no da el ancho y que qué oso tu chamba, pero si tú le llegas a decir algo de sus zapatos se pone como energúmeno. Esto solo demuestra que es alguien que no conocer la empatía, y lo que necesita es un fan, no un amigo.

4. Ama el chantaje
Usa el sentimiento de culpa como moneda de cambio para que el otro se sienta culpable y que, de alguna manera, pienses que le debes algo. Y no solo usa el “es que estoy muy triste”, hace que te sientas mal cuando algo te sale bien. Esto se debe a que está lleno de envidia e inseguridad, necesita controlar a las personas y tenerlas como secuestradas para que no lo dejen y por eso recurre precisamente al chantaje. ¿Qué buen amigo quiere que te vaya mal? NINGUNO

5. Es echa-culpas
Nunca de los nuncas admite que hizo algo mal. Igual y sí, un día escogiste un restaurante con pésimo servicio, pero no te lo tiene que estar recordando por el resto de tus días. Pero no le vayas a decir tú que llegaron tarde a la boda de otro amigo porque se tardó en peinarse, porque te va a dar una lista interminable de (malas) excusas. No quieres en tu vida a alguien que nunca acepte sus errores.

6. Vive celoso
Te vas a dar cuenta cuando le platicas de un nuevo amigo de tu nuevo trabajo, no le da gusto ni que hayas conseguido la chamba ni que te lleves bien con tus nuevos compañeros. Volvemos a su baja autoestima ya. que necesita tenerte en cierto papel para que le seas útil. Y si hasta gusto le da que algo te salga mal, peor tantito.

7. Te agota
Seguramente has pasado tiempo con alguien que físicamente te drena, y pasar tiempo con un amigo debería ser lo opuesto: una liberación de dopamina y felicidad. Entonces, si cada que regresas a tu casa después de estar con esa quesque amistad, necesitas una siesta, mejor párale.

Los amigos tóxicos son aquellos que, normalmente atrapados por el miedo, tienen niveles de exigencia exagerados, si les das lo que ellos quieren pues montan una pelea, te arman un dramón peor que pareja de telenovela. Son aquellos que no aceptan el no como respuesta, a veces te gritarán y otras te castigarán con la ley del hielo, pero emocionalmente suele ser muy pesado mantener esa relación. A la larga, tener una “amistad” así resulta insoportable.

Aquí de lo que se trata es de distinguir si te estás enfrentando a una persona que está pasando por un mal momento o si el maltrato es crónico. Puede ser normal que si a tu mejor amigo se le acaba de morir el papá o a tu amiga la corrieron de la chamba, esté irritable y no quiera verte o solamente quiera hablar de eso. Pero si es una persona que desde que la conoces vive de mal humor, toma mucho más de lo que da y hasta te causa algún malestar físico, entonces sí es alguien tóxico que no te conviene tener en tu vida.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...
Compartir
mm
Jefa editorial print. Edito, escribo, traduzco y compro.

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta