Lo estúpidamente interesante de las “nudes”

Si vas a enviar nudes, sigue estos consejos para que después no anden tus fotos por todo el mundo.

Compartir

Pero, a ver ¿quién fregados nos manda a andar sacándonos fotos encuerados? ¿Quién?
Lo que sería muy lindo es que, los teléfonos inteligentes en verdad fueran inteligentes y en cuanto detectaran a uno en actitud erótica y prohibida o parando trompa y nacha al más puro estilo de las Kardashian, agarraran y te dijeran: “No wey, espérate. No te andes sacando fotos en pelotas ¿qué tal si me pierdes o me roban? O bueno, si quieres tómatela, pero fíjate bien a quién y cómo se la mandas”. Eso en verdad sería bonito.

Porque hay que ser realistas, las “nudes” siempre terminan rolándose. Y no me digan que no, porque a todos y todas nos llegó o por los menos nos enseñaron la parte noble de David Zepeda cuando se le ocurrió grabar aquel video de autoexploración.

De hecho, según una encuesta realizada por uno de los portales de citas extramaritales más populares a nivel mundial, el 80% de los hombres que reciben “nudes” las muestra a sus amigos, pero no las comparte, mientras que el 74% de las mujeres sí circulan las fotografías entre sus amigas. La encuesta también reveló que WhatsApp es la red social por la que más “nudes” se mandan, seguida por los MDs de Twitter, destacando a Snapchat como una red relativamente “segura” para las “nudes”, ya que por ahí las imágenes solo se almacenan 24 horas, pero no se confíen, ese es tiempo suficiente para que alguien guarde la foto.

Con todo y todo, ni me di cuenta de cuando pasamos del “háblame sucio” al “send nudes”, lo que me queda claro es que hice la transición sin ningún problema. Bueno, salvo el pequeño detalle de que en una ocasión algún ligue ardido y con hartas ganas de fregar le mandó mis fotos en onda “Píntame Jack” a mi jefe en radio, el cual me hiper cajeteó por andar aflojando ese tipo de imágenes a gente que apenas conocía, también me pidió que tuviera más cuidado y por último me aconsejó que me bronceara las nachas. Bien buena onda mi jefe.

Yo corrí con suerte, porque en ese entonces Facebook apenas comenzaba a popularizarse y Twitter todavía ni existía, que si no, hasta memes me hubieran hecho. El caso es que actualmente a este tipo de gandalleces se les conoce como “pornovenganzas”, las cuales también incluyen chantajes y extorsiones para evitar que tus fotos o videos sean filtrados a la red, lo es un delito que puedes denunciar ante la policía cibernética (Twitter @CEAC_CNS y correo electrónico ceac@cns.gob.mx). Es más, según un estudio realizado por un par de universidades australianas, los gays y las mujeres tenemos hasta 60% más probabilidades de ser blanco de una “pornovenganza”. Así que aguas, no se los vayan a chamaquear.

Y ya que estamos en eso de los chamacos, hay que poner mucha atención a la forma en la que los adolescentes manejan sus redes, porque desde el año pasado los chavitos y chavitas han comenzado a usar el término “manda pack”, lo que significa “mandar fotos en calzones o en brasier en el caso de las niñas” y de esta forma despistar a los papás.

Sin embargo, si ustedes son ADULTOS convencidos de que lo suyo son las “nudes”, aquí les dejo unos consejillos que según mis cuates expertos en el arte del encuere, son de lo más útiles al momento de hacerse y compartir la “nude”:

  • El mejor momento para pedir “send nudes” es por ahí de las 10 u 11 de la noche, que es cuando estamos más relajaditos y preparándonos para ir a dormir;
  • No te alborotes si recibes una “nude”, lo mejor es hacer uso del emoji del changuito tapándose los ojos, y de esta forma dar a entender que “te asusta, pero te gusta”;
  • Si pides “nudes, vas a tener que mandar otra de regreso;
  • Por eso manda fotos en las que no se vea tu cara, algún tatuaje o característica física que te haga fácilmente reconocible. Recuerda las “pornovenganzas”;
  • Si mandas la foto por WhatsApp y por ERROR se la enviaste a tu tía la güera, no entres en pánico, cuando se trata de fotos o archivos pesados tienes unos 15 segundos para que en friega pongas el cel en modo avión y de esta forma cancelar el envío del archivo por falta de red.
  • Y recuerden que siempre tienen la opción de no mandar nada. Como decía mi abuela: “hay que darse a desear”.

Termina su columna y se da a desear.  

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (84 votes, average: 4.77 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta