Esto es lo que necesitas para que el sexo sea WOW

Porque no todo es cuerpo, cachondeo y dirty talk

Compartir

Por: Pere Estupinyà

 

1. Limpia tu cabeza

El cerebro funciona con estímulos y respuestas. Cada vez que recuerdas un evento negativo hay una respuesta de alarma, por eso los traumas bloquean el deseo, la erección o el orgasmo. Si no disfrutas el sexo, lo más probable es que la causa sea psicológica. Esto puede ser una infidelidad antigua, alguna humillación de cualquier tipo, deseos homosexuales reprimidos, abusos, fantasías no permitidas, culpas impuestas por la religión, baja autoestima o relaciones tóxicas. Los traumas psicológicos pueden bloquear el deseo, paralizarte a la hora de la acción o impedir que llegues al orgasmo. El primer paso para una vida sexual de impacto es limpiar esos traumas. Puede ser por medio de un terapeuta o simplemente hablando con un amigo. Cuando se intenta tener una vida sexual desaforada sin haber identificados viejos traumas, la cosa termina mal, en perversiones y parafilias dañinas.

2. Conócete

Esto no solo se refiere al concepto obvio de la introspección, aunque hay muchas personas que jamás reflexionan sobre sus sexualidad ni saben lo que les gusta. En un estudio publicado en mi libro S_EX2, se pasaban imágenes y lecturas a hombres y mujeres y se medía la reacción de los genitales: cuando se les preguntó cuánto les gustaba lo que estaban viendo, los investigadores encontraron una discordancia entre lo que decía el cerebro consciente a través de la boca y el inconsciente a través de la respuesta genital, y resulta que no nos conocemos tan bien por falta de autoexploración. Conocerse no solo es psicológico, también implica saber cómo funciona tu respuesta sexual a nivel fisiológico. Por ejemplo, saber que el orgasmo es la activación de los nervios simpáticos puede explicar por qué algunas personas necesitan gritar, decir marranadas o moverse para lograrlo. También puede servir para reconocer las señales de una eyaculación precoz o entender que la eyaculación es la activación de unos músculos y puede separarse del orgasmo.

3. Abre la mente

La sociedad es mojigata y clasifica a la sexualidad no convencional como rara, pero lo que es minoritario no necesariamente es anormal. Lo normal es que haya diversidad y lo anormal, hasta en términos evolutivos, sería que todos fuéramos idénticos. Por abrir la mente me refiero a imaginar cosas nuevas, sentir curiosidad por prácticas desconocidas: ¿por qué no probar algún juguete?, ¿intentar sexo tántrico? Antes de poner cualquier fantasía en práctica haz una lista de lo que te gustaría experimentar y hablar con tu pareja para ver si tienen intereses parecidos. Esto es una manera de abrir un poco la mente y despertar el lado kinky.

4. Sé curioso

Hasta que no se prueba no se puede saber si gusta o no. Esto aplica para el sexo y para muchas otras cosas. Y si lo que quieres es tener un doctorado en sexualidad, te vas a tener que animar a experimentar. Explora el sexo tántrico que, en lo personal, es mi favorito, o siéntate en la barra de un bar swinger y platica con las personas; nada va a pasar si estando ahí te arrepientes y juras no volver, pero si quieres experiencias sexuales amplias, explora alternativas. El chiste es que sepas que no tiene nada de malo mientras sean acuerdos entre adultos, conscientes y destinados a ampliar tus experiencias.

5. Cuida tu salud

Muchas veces me preguntan si el sexo es bueno para la salud y siempre respondo: “sí, pero lo más importante es que la salud es buena para el sexo”. Si subes la escalera y ya estás escupiendo un pulmón, lo más seguro es que no tengas erecciones potentes ni resistencia alguna. Con un sistema cardiovascular dañado por la obesidad, la diabetes, el sedentarismo o el tabaquismo, los microcapilares sanguíneos del pene  y el clítoris no se llenan con tanto vigor y decrece la sensibilidad.  La función sexual no se pierde con la edad sino con la mala salud; el sexo no solo está en la cabeza, está en los genitales, las hormonas, los nervios, y si hay problemas en ellos, los habrá en el sexo.

 

 

 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...
Compartir

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta