¿Cuál es la importancia de las pestañas?

Cómo hacerlas más largas, de dónde vienen y quiénes las inspiraron.

Compartir

Las pestañas largas y abundantes adornan los ojos, los hacen expresivos y más atractivos. Son un plus de las mujeres, que es envidiado. Aunque decoran tus ojos, no son un simple adorno. Tienen la función específica de protegerlos de la luz, del polvo y del viento.

En el párpado superior tienes más de 300 pestañas gruesas y abundantes, que se disponen en tres a cinco hileras. En el párpado inferior tienes no más de cien pestañas, más finas, más pequeñas. Es posible que repentinamente alguna pestaña caiga sobre el ojo, convirtiéndose en una aventura desesperante tratar de sacarla sin lesionarlo. El ojo inmediatamente produce lágrimas reflejas, que lo inundan, hacen flotar la pestaña que navega hacia el borde del párpado y es extraída. Si después de un par de minutos tu lagrimeo es insuficiente puedes tratar de extraerla con un hisopo de algodón o con unas gotas de lágrimas artificiales.

Lee: 5 errores al maquillar tus ojos

Normalmente perdemos dos o más pestañas al día por ojo, no es algo que deba preocuparnos, a menos que francamente podamos ver un hueco en la hilera de pestañas sanas. Una pestaña tarda de dos a tres meses en crecer plenamente, si te fijas las pestañas localizadas en el centro del párpado son siempre más largas que las pestañas de las orillas.

Como nada, nunca es suficiente y nunca estamos conformes con lo que tenemos, la industria cosmética desde hace 4000 años ha buscado formas de hacerlas más llamativa. Se usa hasta la fecha en Egipto y otros países asiáticos, una preparación de malaquita y heces de cocodrilo que se conoce como Kohl. No pasó gran cosa durante muchos siglos, hasta el XIX, que llegó Eugene Rimmel, perfumista francés que popularizó la mascara, el cosmético para las pestañas. Si, tu rimmel debe su nombre a ese señor. Ya en el siglo XX, en EEUU, Williams fabricó un cosmético muy similar para su hermana Maybel, y sí, es el precursor de la empresa multinacional Maybelline. Así que, a partir de las pestañas nacieron grandes imperios de la industria cosmética en el mundo.

El cine trajo grandes estrellas como Brigitte Bardot y Bette Davis que impactaron a las mujeres con el maquillaje cargado de sus ojos y comenzaron a buscar cosméticos para el efecto, que aprovecharon Elizabeth Arden y Elena Rubinstein. Después llegaron las pestañas postizas en tira o en segmentos, que fueron muy populares en los sesentas y setentas. Hoy son famosas las extensiones de poliéster que se aplican una a una, y que, en manos expertas, tienen resultados naturales. Debes asegúrarte que tu cosmetóloga esté certificada en la aplicación de extensiones, si se aplican pegadas al párpado, ocasionan irritación y comezón constante, si son muy pesadas para la pestaña, precipitan la caída. Las extensiones deben retocarse cada tres o cuatro semanas conforme el ciclo natural de crecimiento y caída de las pestañas.

Otro método para mejorar la apariencia de las pestañas es el uso de prostaglandinas, que son medicamentos que se originaron para el tratamiento del glaucoma. Recuerdo que cuando hicimos los protocolos de investigación en el hospital donde me especialicé, regresaban los pacientes, hombres y mujeres con un crecimiento de 50% o más de sus pestañas. Las mujeres eran las únicas felices. A partir de ahí se comercializó el Bimatoprost como el único medicamento aprobado por la FDA (Food and Drugs Administration) en EEUU, para su uso en las pestañas con el fin de favorecer su crecimiento.

Opciones tienes muchas para hacer resaltar tus pestañas. Cuídalas quitando cuidadosamente la mascara todas las noches y aplica el método que más te convenga para hacerlas resaltar junto a tu belleza.

¡Nos vemos la próxima semana!

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (8 votes, average: 4.50 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta