Así puedes convertir tu baño en un SPA sin importar su tamaño

No importa de qué tamaño sea tu baño, úsalo para algo más que bañarte y lavarte los dientes: conviértelo en tu lugar de paz diaria con unas poquitas cosas

Compartir

Si lo tuyo es la naturaleza

Haz de tu baño un rinconcito para conectar con la Tierra agregando muchas plantas
 (te recomendamos bambú pero puede ser lavanda o un teléfono colgante). Asegúrate de que tus productos sean naturales y orgánicos y compra accesorios dignos de un spa: esponjas en seco, exfoliantes y aceites que huelan a menta o hierbabuena.

 

Si eres medio farol o más serio

Tu baño se va a convertir en un santuario, como si fuera hotel de cinco estrellas. Puedes decorarlo monocromáticamente para que se vea más elegante y buscar cositas más sofisticadas como un difusor de cerámica, exfoliante orgánico, toallas de algodón y una orquídea, elegantísima, como tú.

 

Si te encanta ir a yoga o meditas

La idea es hacer de tu baño una extensión
de tu vida espiritual,
tu rinconcito holístico, digamos. Usa colores claros que transmitan felicidad, usa aceites esenciales en el baño y en un difusor eléctrico. Si tienes tina, consigue una mesita para que te tomes un té de Yuzu o de Rooibos mientras meditas en agua con sales de baño. Deli.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 1.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta