¿Qué hacer cuando “tus ganas” y las de tu pareja no coinciden?

Hay tiempos en que el deseo no coincide, ¿qué le toca hacer a cada quien para recuperar la flama?

Compartir

TÚ QUIERES

Y tu pareja no ¡díselo! Estas situaciones generan mucha frustración y quedarte callado solo las complica. No se trata de armar dramas, ni que todo termine en una guerra de acusaciones. La idea es expresar lo que necesitas y entender qué le pasa a tu pareja, muchas veces su falta de ganas no tiene que ver contigo. Sin platicarlo ni cómo enterarse.

El sexo sí importa. No hay que verlo como una especie de lujo. Independientemente de que otros aspectos de tu relación marchen bien, nada reemplaza la intimidad y el tiempo en pareja.

Presionar no ayuda. De hecho, aventar indirectas como “mmm, qué lindo era cuando en esta casa se fornicaba (lol)”, presionar, insistir o quejarse con frecuencia logra el efecto opuesto. Tu pareja, lejos de querer estar más cerca de ti, buscará defenderse o justificarse, lo cual muy fácilmente termina en reclamos y genera rencores.

Aprende a conectarte. Lo que hace que tú te conectes, no es necesariamente lo mismo que hace a tu pareja sentirse así. Esto tiene que ver con cómo definimos lo que es intimidad (y básicamente, lo que nos hace entrar en el mood romántico). Por ejemplo, intimidad para uno puede significar pasar tiempo con su pareja, tomarse una copita de vino, mientras que para el otro es más importante pasar primero un tiempo a solas, salir a correr o al gimnasio.

Pide ayuda. Si sientes que necesitas un espacio para poder expresarte o la visión más objetiva de un experto, no dudes en buscar consejo profesional o terapéutico.

TÚ NO QUIERES

Para una de cada cinco parejas, no tener sexo pasa de ser una mala racha a un conflicto que pone en riesgo el futuro de la relación. Si no te sientes en el mood de cooperar, hay muchas otras formas de estar juntos y sentirse cercanos.

El sexo es un paquete. La intimidad no solo se crea con sexo, también están las caricias (afectivas, juguetonas o eróticas) y los besos, que son igualmente importantes. Lo esencial es no perder el contacto físico y emocional.

Urge que tomes la iniciativa. Quizás ya pasó mucho tiempo sin pasión y te da oso dar el primer pasito. Aguántate, si de pronto te invaden las ganas, ¡aprovecha el momento y toma la iniciativa! Tu pareja y tu relación te lo agradecerán.

El sexo tiene su lugar. La comunicación sexual te conecta de manera especial y es única. El hecho de que nadie haya muerto por no tener relaciones sexuales no significa que no sean importantes. En otras palabras, hay que esforzarse por recuperar eso que únicamente a ustedes los une, porque puede perderse con facilidad.

Solo hazlo. Sería ideal llegar a todos nuestros encuentros sexuales con el deseo a tope, pero la realidad es que casi siempre será uno d elos dos el que se sienta más animado. Si así están las cosas, nada más déjate ir y disfruta el momento. Tampoco tiene que ser súper intenso como en película romántica (o XXX, cada quien sus gustos).

Pide ayuda. Tal vez tienes algún desajuste hormonal o alguna enfermedad y tú ni enterado, ¡ve al doctor! Y si tu bronca es emocional, ¡a terapia!

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votes, average: 4.83 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta