Cómo ser asertivo con tu pareja

¿En qué consiste? ¿Cómo puede ayudar en tu relación? ¿Qué puedes aprender para comunicarte mejor?

Compartir

La comunicación en la pareja es vital para el mantenimiento de una buena relación.

Existen herramientas que te pueden ayudar a mejorar tu comunicación como la asertividad.

Lee: Las reglas para una relación feliz y sana

¿En qué consiste? ¿Cómo puede ayudar en tu relación? ¿Qué puedes aprender para comunicarte mejor?

La asertividad es una habilidad social que consiste en expresar nuestras ideas, convicciones y opiniones, de forma adecuada, sin someterse al otro ni atacarle, simplemente defendiendo nuestros derechos.

Si pensamos en la forma de comunicarse como una línea recta; un extremo sería el estilo agresivo, el que exige que los demás estén de acuerdo con nuestro criterio y el que considera su opinión por encima del resto; en el otro extremo estaría el estilo pasivo, aquel que parece no tener opinión propia y siempre está de acuerdo simplemente por no entrar en conflicto.

En el punto medio estaría la asertividad: la capacidad de poder mostrar tu opinión correctamente y sin ofender.

Es posible que comiences a ver un estilo u otro en ti o en tu pareja. Obviamente, lo ideal sería acercarlo lo máximo posible a nuestro estilo de comunicación al punto central.

¿Cómo puedes hacer esto? Veamos varios aspectos a trabajar para mejorar nuestra asertividad:

1. Hacer críticas
Criticar no implica atacar al otro ni menospreciarlo. Aprende a decir lo que te gustaría del otro, en primer lugar entendiéndolo y mostrando empatía, y luego expresando tu deseo de cambiar cierta conducta, con el fin de que la pareja avance.

Lee: De qué hablar con tu pareja

2. Recibir críticas
Entiende el punto de vista de tu pareja y su posible queja, mostrando ese entendimiento y razonando tu posible desacuerdo. No te sientas mal: tenemos todo el derecho a equivocarnos.

3. Hacer peticiones
Tienes todo el derecho a pedir ayuda para lo que necesites o a reclamar algo que desees siempre que no implique hacer daño al otro. Todos tenemos necesidades y todas son igual de importantes.

4. Decir “no”
A menudo nos sentimos culpables o egoístas cuando rechazamos hacer algo por el otro, pero es tu derecho poder decir que no a algo que no quieras hacer, sin justificar en exceso tu comportamiento. No tenemos la obligación de abarcarlo todo.

5. Decir lo positivo
Igual que expresas las críticas, debes expresar las cosas buenas que hace el otro. Hazlo sin sentir que te rebajas por el simple hecho de darle las gracias, y mantén así el buen estado de la pareja.

6. Recibir lo positivo
Igualmente, cuando te hagan un cumplido, no pienses que lo hacen con un doble sentido o con ironía. Es importante que valores el agradecimiento que te muestra tu pareja.

La asertividad envuelve algo muy importante que todos tendríamos que tener en cuenta: la defensa de nuestros derechos.

No olvides que todos los tenemos por igual, así que defiende tu opinión y tu punto de vista, y siempre entendiendo que tu pareja tiene igualmente el suyo.

Ser asertivo no es solo defender tus derechos; también significa comprender que el otro también los tiene.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (8 votes, average: 4.88 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta