8 errores clásicos que espantan a cualquier galán

¿Cuál de todos estás cometiendo?

Compartir

1. QUIEN BUSCA DESESPERADAMENTE NO ENCUENTRA
Más bien ¡espanta! Si te sientes terriblemente necesitada o deseosa de una pareja, busca entender cuáles son esos “huequitos” de tu alma y corazón que requieren de tu atención. Hazte cargo de ellos, llénalos y ya luego buscarás una relación. ¿Te sientes exageradamente sola? ¿temes que se te haga tarde para ser mamá? ¿te urge que te hagan sentir que eres hermosa y atractiva? Si te sientes muy desesperada por encontrar un buen amor, vas a generar vibras y actitudes que lejos de hacerte atractiva, espantarán a quien se te acerque. Somos interesantes a los demás por lo que ofrecemos, no por nuestras evidentes y extremas necesidades.

2. LA PRESIÓN, LA INSISTENCIA Y LA DEMANDA
Intensear llamándolo, persiguiéndolo en Face, mandándole regalitos que ni al caso, caerle en espacios muy “suyos” inesperadamente, mandarle “saluditos” con amigos y conocidos, acaba por parecer que lo estás hostigando. Si te gana el ansia de organizar un encuentro, llámale a una amiga, juega sudoku o de plano salte a correr, ¡pero no lo vayas a stalkear! Recuerda que la construcción del amor requiere del deseo y el deseo se da cuando existe misterio, cierta imposibilidad y una distancia estratégica entre los dos.

3. SER ABURRIDA
Puedes ser hermosa, pero nadie quiere salir con una planta. Las relaciones, sobre todo al principio, viven de la novedad y la alegría. ¿Qué te gusta hacer? ¿qué te desafía? ¿qué está pasando en el mundo de interés general? ¡Sé curiosa tú misma! Lee, investiga, entérate. Es más, olvídate del fulano, hazlo por ti. Los intercambios divertidos generan curiosidad, ganas y cierta adicción. ¡No dejes de llevar “debajo de la manga” un tema que te salve! Quizá lo puedas necesitar.

4. PRODUCIRTE EN EXCESO
Tipo Barbie, ¡fatal! Maquillaje de más, peinadito excedido, atuendo incómodo… Las mujeres arregladas y cuidadas son lindas, pero con “too much”, se ven exageradas y fuera de lugar.

5. LA ACTITUD DE VÍCTIMA
Si sientes que tu vida ha sido muy injusta, que has dado más de lo que has recibido, que no se vale lo que te acaba de pasar, ¡cuéntaselo a una amiga o a una terapeuta! Se vale una queja de vez en cuando, pero si crees que tu forma de llamar su atención es a punta de gemidos y lamentos, lo vas a cansar. Las víctimas producen lástima e incluso enojo, y no logran sostener por mucho tiempo el interés de los demás. Muéstrate responsable y activa frente a tu vida y circunstancias, evita culpar a los demás por tus pesares y pedir que se compadezcan.

6. APLAUDIRLE TODO
Si quieres ser fan de alguien, ¡escógelo entre la infinidad de cantantes, escritores, filósofos y premios Nobel que hay! A ellos puedes idolatrarlos si quieres, ¿pero a tu date? ¿festejarle todo? Lo que dice, lo que no dice, el mal chiste y la falta de educación. Solo a un narcisista le gusta ser el centro único de atracción y esos personajes son insoportables. A los mortales comunes y corrientes les agrada el debate, cierta oposición, el cuestionamiento y una dosis de resistencia.

7. PEDIR PERDÓN DE TODO Y PEDIR PERMISO PARA TODO
Las conductas sumisas e infantiles producen “ternurita” y quizás al principio cierta gracia, pero al poco tiempo matan la admiración. Los roles de mujer ingenua, sumisa y novata ya no se usan, solo les gusta a los hombres machos con quienes seguro no te quieres liar.

8. NO SER TÚ
Para actuar… ¡al teatro! Lo fake se descubre pronto. ¿Tienes miedo de ser tú misma por temor a no gustar? Como decía Aristóteles: “No hagas nada, no digas nada, no seas nada”. Pocas cosas tan cansadas como fingir y temer que te descubran. Suelta los clichés de “la mujer perfecta”, atrévete a ser genuina, ten la certeza de que con la personalidad que tienes, a varios les vas a interesar y gustar.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (26 votes, average: 4.46 out of 5)
Loading...
Compartir

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta