Salte de ahí ¡de veras!

No te quedes atorado llorando a tu ex. Checa en qué fase estás y déjalo ir

4110
1
Compartir

Es difícil no pensar en cosas horribles cuando escuchamos la palabra “atorado”: un niño bajo una mesa de centro con las orejitas torcidas y sin poder salir; un pato con un arco de plástico de un six de cervezas en el cuello: alguien atravesando un cilindro con la mitad del cuerpo dentro y la mitad fuera sin poder avanzar ni para atrás ni para adelante. Pero también pensamos en una relación que se terminó: un noviazgo, unos amantes o algún matrimonio que ahora está separado y donde al menos uno de los involucrados no puede soltar, dejar ir, seguir adelante con su vida.

Identifica en qué etapa estás atorado y sal de ahí cuanto antes porque el duelo se hizo para transitarse, no para estacionarse en él.

1. Negación, “Se va arrepentir y me va a buscar”
No has quitado tu estatus de relación en Facebook ni quitado las cosas que te regaló y las tienes por todo tu cuarto. La actitud digna de quien está quedándose detenido en la negación es permanecer alejado. La actitud obsesiva a más no poder es llamarle diario, seguir mandando mensajes cada vez más lastimeros donde aseguras que no puedes vivir sin él o sin ella.

También checa: No te tortures, déjalo ir

2. Enojo, “Me las va a pagar”
Piensas en venganza todo el día. Parece que traes en la mano un carbón ardiente esperando que pase para poder aventárselo, pero el que se está quemando eres tú.

3. Negociación, “Si pudiera regresar el tiempo”
Pareces haber avanzado y negocias cosas con la vida, pero en el fondo sigues pensando que va a volver. Le venderías tu alma al diablo si con ello consiguieras regresar el tiempo.

4. Depresión, “Gris, el cielo es gris”
Estar atorado aquí es como si tú tomaras un veneno esperando que le hiciera daño a la otra persona. Todos pueden abandonarnos, pero la traición mayor es el abandono a nosotros mismos. Eso sí que no tiene perdón.

5. Aceptación, “Por fin, la luz final del túnel”
El duelo por perder una buena pareja puede llegar a durar hasta dos años, pero salirse de una relación mala da una liberación inmediata. Cuando empieces a sentir esto, no lo frenes ni tengas miedo de estar bien. Lo mereces.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votes, average: 4,50 out of 5)
Loading...
Compartir
Tanatóloga, logoterapeuta, y autora de los libros Cómo curar un corazón roto, Elige no tener miedo y Viajar por la vida

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta