Tratamientos antiedad que seguro vas a querer probar

Estos son los tratamientos más efectivos y menos invasivos para que siempre te veas radiante

Compartir

Los puntos más importantes cuando se valora la cara de un paciente son el brillo o luminosidad, el grado de hidratación, el grosor y elasticidad así como la textura. Para mejorar cada punto aquí están algunos de los tratamientos que te ayudarán:

 

Luminosidad
OxyGeneo by Lumenis

Es un tratamiento de tres pasos que promete darle un brillo espectacular a tu piel. Inicia con radiofrecuencia multipolar para ayudar a tensar y mejorar la microcirculación, seguida de la aplicación de un gel que contiene un coctel de ingredientes despigmentantes y nutritivos que junto con la cápsula patentada incrementan la permeabilidad del oxígeno, además exfolian con mucha suavidad y termina con ultrasonido para mejorar la absorción del producto.

Existen dos opciones:

Neorevive: hidrata y nutre. Revitaliza, suaviza arrugas y líneas finas presentes en la piel apagada.
Neobright: piel más clara, minimiza el tono desigual, disminuye la pigmentación de la piel y el impacto del daño solar.

Es bueno aplicárselo antes de un evento y puede realizarse incluso en piel sensible, pues no produce irritación alguna. Si bien desde la primera sesión se observa la mejoría, lo ideal es un total de 6 sesiones con intervalos de 10 días y luego una de mantenimiento cada dos meses. Puede realizarse en cara, cuello, escote y manos.

Flacidez
Microesferas

El componente más importante en la elasticidad y firmeza de la piel es el colágeno. La bioestimulación por medio de la inyección de geles con microesferas, como Radiesse (hidroxiapatita de clacio), nos permite que los fibroblastos, que son las células que producen estas fibras de colágeno en la piel, vuelvan a activarse e incrementen su síntesis. Se ha demostrado en estudios científicos que este tratamiento induce al engrosamiento de la dermis hasta en un 50%. Además, su amplio perfil de segurdad permite que se trata la piel de la cara, de las manos y el cuello. La aplicación de este gel generalmente se hace a través d una micro cánula de manera rápida y con mínimas molestias. Dependiendo de la severidad de la flacidez y el grosor de la piel del paciente, puede convenir repetir el tratamiento a los 3 meses.

¡TAMIBIÉN PON DE TU PARTE!

Aunque los cirujanos y dermatólogos hagan magia, si no haces lo que te toca para cuidarte la piel, es probable que llegues al punto de “ni cómo ayudarte”. Parece repetitivo, pero échales la mano a tus doctores con estas recomendaciones:

  • Lávate la cara: si pasaras un día sin lavarte las manos, imagínate cómo saldría el agua cuando te las talles en la noche. Ahora piensa que eso traes en la cara y échale encima el maquillaje, no se vale. También, las cremas carísimas de París que te vas a poner, tienen que caer en una piel limpia y fresca.
  • Bloqueador: de nada te van a servir las cremas y los tratamientos si no te proteges del sol. No solo por el riesgo de cáncer (que debería ser suficiente), sino porque el sol te mancha sin piedad y a veces es muy difícil quitarlas. Necesitas ponerte bloqueador solar con mínimo FPS 30 todos los días, de preferencia cada 3 horas, aunque estés dentro de la oficina. Ah, ¡no se te olviden las manos!
  • Toma agua: te puedes forrar de cremas hidratantes y dormir en formol, pero estar hidratado le hace algo a tu piel que no puedes lograr con ningún producto de aplicación externa. Al final, los rellenos justamente son para hacer que tus células retengan más agua, así que ayúdalas tú también.
  • Bájale al estrés: ya hablamos de que dormir, relajarte, meditar y hacer ejercicio te ayudan a detener el envejecimiento y eso es porque son actividades que te liberan del estrés, así que adopta estos maravillosos hábitos y verás resultados también en tu piel.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votes, average: 4.67 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta