Lo que nadie te dice de llevar una vida fit

Si uno de tus propósitos de año también fue empezar con una vida más "fit y saludable", esto te interesa

Compartir

Personalmente empecé a meterme en este movimiento fit desde hace ocho meses y esto es lo que descubrí:

Es sumamente caro. No solo necesitas motivación y muchas ganas, también debes estar consiente de que le vas a invertir una buena lana. Cuando empiezas a comer “más sano”, sea cuál sea la dieta que decidas llevar, el gasto del súper se incrementa hasta en un 100% entre las verduras, el salmón, todos los productos light y orgánicos. Además de tooodos los suplementos, vitaminas, proteína, el gym, tu equipo de apoyo y muchas otras cosas de las que hablaré más adelante. Piensa que si este 2021 te quieres poner como quieres, debes estar preparado física, mental y económicamente.

Necesitas apoyarte de un equipo. Lograr ser fit, por lo menos en mi caso, ha sido una tarea titánica y si llevas años sin mover un dedo o nunca has estado del todo metido en esto, no lo vas a lograr de la noche a la mañana y solo, menos. Tuve que asesorarme con un buen nutriólogo, un entrenador y hasta de un psicólogo. Literalmente estás dejando de hacer las cosas que habías hecho toda tu vida o la mayor parte de ella, es un shock para tu cuerpo, la mente y hasta el alma, porque dejar de comer pizzas, chocolates y todas esas delicias no es fácil.

 Debes tener claro el journey antes de empezar. Todos nos lanzamos a inscribirnos al gym, ir al nutriólogo, pero antes de empezar te recomiendo que analices todas las variables: ¿De verdad vas a ir todos los días al gym?, ¿no te vas a aburrir de hacer lo mismo?,¿deberías complementar con otro tipo de actividad física?, ¿tu cuerpo está al cien para realizar cualquier tipo de ejercicio?,¿ tienes la ropa correcta que te haga sentir cómodo?, ¿cuál va a ser tu motivación cuándo te mueras de flojera o ya no estés dispuesto a comerte una vara más de apio? Puede parecer demasiado pero si análisis todo eso antes de empezar, te será más fácil no tirar la toalla y llegar al objetivo.

 Te vuelves un ermitaño. Se han dado cuenta que nuestra vida está diseñada para que cuando vemos al significant other, la familia o amigos es para reunirnos a comer en un restaurante deli, hacer una comida o carne asada, echarte un vino o unas cervezas, acostarte a ver Netflix con una pizza y tus personas favoritas. Todo lo anterior implica romper la dieta, meterte una carga exorbitante de calorías y por supuesto darle en la torre a todo el ejercicio que hiciste en la semana. No se trata de no salir o de privarte por completo de todo eso, sino de encontrar la media, es decir, si eras de tres copas bájale a una y dos de agua, si van a comer fuera, aléjate de la canasta del pan y los postres y siempreee llévate un snack, nunca sabes cuándo se va a hacer tarde, algo no sale como lo planeaste y terminas comiendo lo que sea muerto de hambre.

No le vas a dar al clavo a la primera. Muchos se van con la idea de que metiéndole duro al gym y dejando de comer mal en tres meses ya estás del otro lado, pero lo difícil no es empezar si no aguantar hasta el final. Hoy en día hay infinidad de dietas, técnicas, nutriólogos y actividades físicas. No te cases con ninguna, se vale cambiar de nutriólogo, variarle a la dieta, intentar hacer cosas que nunca has hecho como yoga, ciclismo, correr… el chiste es que no lo sufras y que disfrutes el proceso.

No te compares con nadie. Siempre pasa que ves que tu amigo ya se marcó y tú no, tu prima bajo rapidísimo, tu brother del gym ya no trae panza y tu sigues con lonja, ves en Instagram cuerpazos esculturales y a ti no te ha salido ni una raya. Todos avanzamos y progresamos a nuestro ritmo, concéntrate en tu propio avance y esfuerzo, si posible no te peses tan seguido y no te veas las horas frente al espejo, eso hace que los cambios sean menos visibles a tu ojo, y pienses que no has avanzado nada.

No basta con el ejercicio y la dieta. Seamos realistas, si al igual que yo ya pasas de los treinta, ponerte fit y bajar la panza se vuelve mucho más pesado, aunque sudes, sufras y cierres la boca está cabrón, pero siempre hay quemadores o tratamientos estéticos no invasivos que te ayudan con esa grasa que nada más no se va; claro, siempre consulta a un especialista, pero dale un boost extra a tu cuerpo, considera este gasto dentro de tu budget para ser fit.

Tienes que dejar de creer en todo lo que creías. Claro que después de una semana de sudar la gota gorda, comer verduras y pescado, el domingo te mueres por darte un gusto, ir a tu restaurante favorito, pedir el platillo más grasoso y postre doble, ¿te lo mereces no? Si de verdad quieres lograrlo, tienes que empezar a buscar otro tipo de recompensas, buscar opciones deliciosas pero que no te resten todo lo que ya hiciste. A todos nos pasa que de lunes a viernes comemos como Bárbara de Regil y sábados y domingos nos dejamos ir otra vez, así no hay avance.

Tarde o temprano vas a fallar. Lo deseas, estás preparado, echando toda la carne al asador, pero tarde o temprano todos fallamos, nos saltamos el día de gym, nos dio por comer hamburguesa y cenar burritos… es normal y claro que te va a pasar, lo importante es saber que no eres el único y que un mal día no es motivo para tirar todo por la borda. Después del atracón toma mucha agua y aprende a identificar por qué fallaste, qué sentías cuándo te metiste esa dona y cómo puedes hacer para evitarlo la próxima vez que tengas el impulso de hacerlo.

 El camino es más largo de lo que parece. Claro que el cambio y los resultados van a depender de tu compromiso, constancia y hasta de tu genética, pero lo que sí es verdad es que va a ser tardado, tienes que tomar en cuenta que los primeros meses serán para adaptarte a este nuevo estilo de vida, los siguientes para empezar a ser totalmente constante y después empiezas a ver los resultados. Creo que la clave de todo es paciencia, suena fácil, no lo es, pero si verdad quieres lograrlo, aunque tarde muchos meses, llegará el día en que te levantes la playera en frente del espejo y grites de emoción cuando veas que ya salieron cuadritos.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (8 votes, average: 4.00 out of 5)
Loading...
Compartir
mm
Comunicólogo, pachuqueño, reservado. Editor adjunto de marthadebayle.com

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta