La verdad sobre las fajas para la cintura

¿Utilizas faja como método para adelgazar? Aquí va la verdad sobre las fajas para la cintura

Compartir

Parece que en los últimos años los corsés han vuelto, ya sea para hacer ejercicio, estar en casa o como una pieza de moda. Hay quienes afirman que las famosas fajas para la cintura, similares a corsés ayudan a adelgazar, pero hay que recordar que no todo lo que brilla es oro. Desde hace muchos muchos años, en lugares muy (y no tan) lejanos, las mujeres han usado productos para adelgazar la cintura y aplanar el vientre. Como consecuencia de la necesidad de las mujeres de verse mejor (y una buena comunicación), ha nacido una industria de prendas moldeadoras.

Las fajas reductoras son dispositivos de compresión que se llevan apretados alrededor de la cintura, suelen abrocharse con cierres, velcro o una fila de ganchos. Y han sido calificadas como grandes herramientas para perder unos kilitos, además de moldear el abdomen.

Incluso varias celebrities publican videos en los que se ven usando fajas durante sus entrenamientos, y revelan sus progresos día a día. Otros las llevan de forma a lo largo del día, con la esperanza de conseguir una silueta de reloj de arena. La creencia es que, si se utilizan con regularidad, la cintura se apretará y por lo tanto adelgazará, además se mantendrá de esa forma permanentemente. Aunque esta idea es similar a la de usar un retenedor de dientes para evitar que se muevan. No pasa lo mismo ya que la carne alrededor de tu cintura no se “entrenará” para quedarse en una nueva posición, ya que las células de grasa no se pueden mover ni destruir, solo se están apretando.

Dentro de la industria de fajas de cintura, se afirma regularmente que el sudor focalizado conduce a la pérdida de grasa, al romper las células de grasa más rápido, pero tampoco se puede eliminar con el sudor. Cualquier cambio después de hacer ejercicio, está relacionado con la pérdida de líquidos según el profesor Edward Laskowski de la Clínica Mayo. Otra afirmación es que se obtiene una restricción calórica, al tener menos espacio para la comida, lo que ayudaría a comer porciones más pequeñas. De acuerdo con Amy E. Rothberg, directora del Programa de Control de Peso de la Universidad de Michigan, hipotéticamente, llevar algo apretado alrededor del abdomen sí podría hacer que te sintieras lleno más rápido, y limitaría tu consumo de calorías, sin embargo, las personas no suelen usar las fajas de cintura durante el tiempo suficiente como para marcar una diferencia.

La mayoría de los médicos están de acuerdo en que habría que usar una faja de cintura demasiado apretada, durante demasiado tiempo, para dañar los órganos internos y causar riesgos a largo plazo. Y a corto plazo, cualquier molestia que sientas probablemente te hará aflojarlo, sin embargo, si la ignoras y sigues con la faja puesta, es probable que consumir tan pocas calorías sea insostenible, o incluso perjudicial.

De hecho, la misma compresión podría causar problemas gastrointestinales, como hinchazón, estreñimiento e interferir con el flujo digestivo normal. También puede dañar el movimiento natural del diafragma, afectando a la respiración, sobre todo si se usa al hacer ejercicio.

En conclusión, las fajas de cintura no ayudarán a obtener mágicamente ese cambio que deseas en tu físico, si deseas bajar de peso, te recomendamos acercarte a un profesional y encontrar una combinación de dieta y ejercicio que se adapten a tus necesidades. 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 3.50 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta