El método que cambiará para siempre tu pelo chino

Si tienes el pelo chino seguro has probado mil tratamientos y aprendiste la lección de que no te puedes cortar el pelo en cualquier salón... a golpes. Pero todo eso se acabó con este método que te va a cambiar la vida

Compartir

Pensar que el pelo chino y lacio se cuidan y cortan de la misma manera es un graaaan error. Hace más de 15 años, en 2001, la estilista londinense Lorraine Massey desarrolló un método especializado que llamó Curly Girl Method (CGM) y llegó a cambiar todo lo que sabíamos.

Más que un método, es todo un estilo de vida que muchas han adoptado, entre ellas, Michelle Breyer, que hasta escribió el best seller The Curl Revolution. Si tu pelo es chino te urge introducir este método en tu rutina diaria, es fácil de seguir y verás cambios inmediatos.

¿Cómo se hace?
Básicamente, se trata de erradicar por completo de tu rutina los sulfatos y las siliconas porque son ingredientes que resecan tu pelo. El pelo chino es seco por naturaleza, y lo que quieres evitar a toda costa es que se intensifique, porque luego pierde forma y ya no sabes ni qué hacer con tanto frizz. Los sulfatos son químicos que lo resecan porque son muy agresivos y las siliconas forman una especie de capa sobre el pelo que evita que los rizos se hidraten.

*Si tienes el pelo chino, según el CGM, tienes que evitar a toda costa estos ingredientes en tus shampoos, productos para peinar y acondicionadores:
SULFATOS:
SLS
ALS
SLES
ALES
Sulfato de sodio myreth
Sulfonato de aquilbenceno
Dioctil sulfosuccinato de sodio
Sulfato etílico de cocamina
PEG-15 Cocamina
Sarcosinato Lauril
Lauril sulfoacetato de sodio

SILICONAS:
Ciclometicona
Dimeticona
Meticona
Amodimeticona
Dimeticonol
Ciclometicona
Ciclopentasiloxano

Paso 1: antes de empezar, tienes que saber qué porosidad (baja, media o alta) tiene tu pelo. La porosidad determina cuánta humectación es capaz de absorber. Primero, sin que tu pelo tenga ningún producto (o sea que esté súper limpio), coloca tres chinos en un vaso de agua, empújalos con el dedo para romper la barrera de la superficie y ve dónde se quedan flotando.

  • Porosidad baja: absorbe y deja salir humectación con dificultado.
  • Porosidad media: absorbe y retiene humectación con moderación.
  • Porosidad alta: absorbe y deja salir humectación fácilmente.

Dependiendo de u porosidad son los productos que debes incluir en tu rutina. Si tienes porosidad baja usa productos hidratantes SIN proteína. Para porosidad alta necesitas proteína; mientras que si es media, requieres balancear ambas.
Algunas proteínas son: keratina, colágeno hidrolizado, potasio, proteína de trigo, entre otras. La mayoría tiene la palabra “proteína” en los ingredientes.

Paso 2: ya que conoces tu porosidad y vas a empezar de lleno el método, lo que sigue es hacer una desintoxicación. Una vez al mes lava tu pelo con un shampoo con sulfatos (porque es el único ingrediente que limpia las siliconas) y cada semana aplica una mascarilla. ¡Limpiarás tu pelo de todos los productos que le han hecho daño!

Paso 3: intercala el paso dos (shampoo detox una vez al mes y mascarilla cada semana) con un lavado regular con shampoo SIN sulfatos y un acondicionador SIN siliconas. A este modo de lavado se le conoce como low poo. Péinate de manera normal, con gel, mousse o crema para peinar, pero checa que tus productos no tengan ninguno de los ingredientes que te explicamos arriba.

Paso 4: cuando cumplas dos meses de detox + low poo puedes cambiar de modo de lavado o seguir con el mismo. Hay tres diferentes (chécalos en la siguiente página), apréndetelos y usa el que mejor le caiga a tu pelo. Ve probando hasta que tengas los resultados que más te gusten. Recuerda que el paso 2 lo tienes que seguir haciendo para darle un reset a tu pelo de vez en cuando.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...
Compartir

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta