Cuida tus ojos de acuerdo a tu edad

Los ojos son lo primero de tu cara que delata tus años. Las patitas de gallo, bolsas de los ojos y ojeras te hacen ver vieja, cansada y desvelada. Si quieres quitarte unos añitos de encima, en lo primero que te debes concentrar es en que tus ojos no te delaten. Te decimos cómo prevenir arrugas y ocultar esas ojeras infernales.

Compartir

La piel refleja todo lo que está pasando en el organismo. Seguro lo has comprobado: cada vez que cenas con mucha sal, amaneces con ojos de alcancía. Nuestra alimentación y emociones se reflejan en cómo nos vemos. Y el contorno de ojos es la zona más sensible de la cara, porque la piel es mucho más fina y frágil. Ahí se ven las agresiones del paso del tiempo, las horas no dormidas, malos hábitos, problemas circulatorios, retención de líquidos y hasta la mala limpieza (cuando no te desmaquillas después del antro). Además, esta área es pobre en glándulas sebáceas, fibras de colágeno y elastina, que son las encargadas de mantener la piel firme y lisa.

SÍ O SÍ

No existe una edad para comenzar a utilizar un tratamiento para el contorno de ojos. Por lo general, las mujeres empiezan a usarlo a los 30, cuando aparecen las primeras líneas de expresión, pero ¿para qué esperar? Toma precauciones desde ya.

¿CUÁL NECESITAS?

Aunque todos los tratamientos para el contorno de ojos humectan, pueden tener diferentes funciones. Las más frecuentes son:

Prevención de arrugas. Para mantener la piel firme, con retinol, vitamina C, colágeno o antioxidantes.

Deshinchar bolsas. Si quieres drenar la zona, busca que incluya cafeína, venga en gel e incluya un aplicador metálico.

Reducir ojeras. Disimula el cambio de coloración en la piel con una fórmula con pigmentos iluminadores y vitamina K.

¿CÓMO USARLO?

Para que el producto funcione, debes emplearlo como se debe: Orden. Esta regla te ayudará: comienza con texturas ligeras y termina con espesas. Si el tratamiento es de gel, úsalo antes de la crema humectante; si no, aplícalo después.

Dosis. Solo necesitas una gota del tamaño de un grano de arroz por ojo. Cuando te pasas, la piel se deshace de la grasa extra formando imperfecciones blancas.

Aplicación. Distribuye alrededor del ojo o haz un círculo con el aplicador. Arriba, ve del lagrimal, pasando por debajo de la ceja, hacia la sien. Debajo, ve del extremo exterior al lagrimal.

Masaje. Con el dedo anular, da unos golpecitos hasta que el producto se absorba. Los toques deben ser suaves. Espera un minuto a que se termine de absorber antes de aplicar otro producto.

A TUS 20

Aunque en esta década la piel es joven y flexible, hay que comenzar con los primeros cuidados, sobre todo si te gusta vivir de noche.


¿QUÉ NECESITAS? Fórmulas ligeras con vitaminas A y C, que eviten que el paso del tiempo, las desveladas y la falta de buenos hábitos hagan estragos.

A TUS 30

El estrés y las desveladas colaboran para que la piel pierda brillo y luminosidad. También empiezan a verse las líneas de expresión.

¿QUÉ NECESITAS? Te convienen cremas con alfahidroxiácidos (AHA), que actúan contra los radicales libres y ayudan a generar colágeno para rellenar arrugas. Éntrale con ganas a las fórmulas con vitamina C o ácido glicólico.

A TUS 40

A partir de esta edad, la piel se reseca por culpa
de las hormonas. La producción de grasa disminuye y el cansancio se hace más evidente.


¿QUÉ NECESITAS? Cremas con ingredientes que reafirmen la piel. Un buen combo es retinol
y vitaminas C o E, o las fórmulas concentradas.

A TUS 50
A tus problemas de la piel que ya acumulaste súmale
la menopausia y, con ella, la disminución de actividad hormonal. Cuídate con tratamientos concentrados.

¿QUÉ NECESITAS? Dosis extras de nutrición e hidratación, productos antiedad y de efecto lifting, a base de péptidos, que ayuden a estimular la producción de colágeno. El ácido hialurónico puede ser el protagonista de tu rutina.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (18 votes, average: 4.50 out of 5)
Loading...
Compartir

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta