Sobrevive a tu primer día de trabajo sin morir en el intento

Entrar a un nuevo trabajo no tiene que ser un desastre. Aquí te dejamos una guía de qué hacer para que bajes tus nervios y causes una buena primera impresión

Compartir

Por fin llegó el temido primer día, que también es una oportunidad para demostrar que el haberte dado esa chamba fue la mejor decisión. Es normal que estés nervioso, pero con la preparación correcta tendrás el control. No dejes que se te olvide el nombre que tienes que dar en recepción para pasar, y una vez que estés dentro, solo sigue estos consejos.

 

NO, NO, NO

* Desvelarte. Debes dormir suficientes horas y descansar para que estés al 100. ¡Nada de ir a celebrar tu nuevo trabajo el día anterior! Qué oso que el primer día llegues oliendo a cruda y con el rímel corrido.

* Vestir para matar. Las entrevistas te debieron haber servido para registrar el código de vestimenta. Llevar un outfit muy informal es tan incorrecto como ir exageradamente arreglado. Ya sabes, ni muy muy, ni tan tan. Encuentra el punto medio que vaya con tu personalidad. La palabra clave es “congruencia” entre tu esencia y el estilo de la empresa.

* Confiarte del tráfico. Planea tu ruta y ponla a prueba unos días antes. No te pongas a probar atajos o el nuevo segundo piso el primer día de trabajo. La puntualidad es un signo de compromiso y formalidad.

* No llegar a tiempo. Las personas están programadas para recibirte a cierta hora. Si llegas muy temprano, no estarán listos y también es súper molesto tener ahí plantado al nuevo sin saber qué ponerlo a hacer. Volviendo al punto anterior, no existe ninguna excusa aceptable para llegar tarde.

* Llegar hasta con el perico. Lleva lo mínimo necesario y procura tener siempre las manos desocupadas para saludar. Está bien llevar cuaderno, pluma y botella de agua, pero no llegues el primer día a querer poner fotos hasta de tu perro.

* No pelusees. Esto aplica siempre de los siempres en la vida, pero como recordatorio: tienes que ser amable absolutamente con todas las personas, sin importar su puesto.

* Pon a prueba tu improv. Este día tendrás que presentarte con muchas personas. Prepara una presentación corta que explique quién eres y cosas importantes para que la gente te ubique. Y no, nadie quiere saber si eres aries o virgo.

* Ir en blanco. Esto empieza desde antes. Ya sabes qué hace la empresa y ya debiste haber hecho una investigación más exhaustiva, tanto de la organización como de la industria y sus principales líderes. Pídele a la persona que te contrató algunas recomendaciones de lecturas para hablar el mismo idioma que tus compañeros y demostrarle a tu jefe que sabes lo que estás haciendo desde el día uno.

* Mentir por convivir. Es normal que quieras encajar y caerle bien a todos, pero debes empezar a relacionarte con las personas desde la honestidad. No seas el clásico borrego al que le gusta todo lo que a los otros les gusta y detesta lo que los demás detestan. Te prometemos que por decir que también ves Black Mirror no les vas a caer mejor, al contrario, cuando se den cuenta de que no sabes nada te van a cachar en la mentira. ¡Qué oso!

* Hacerte el sabelotodo. No interrumpas a las personas y no trates de acaparar la atención. Ya te contrataron, no tienes que demostrar que eres superior. Siempre puedes aprender algo nuevo de todos. El lugar para interrumpir, hablar fuerte y hacer chistes te lo vas ganando.

* Hablar mal de tu empleador anterior. No hables pestes de la empresa anterior, porque eso habla más de ti que de ellos. Y tampoco hables con nostalgia sobre lo perfecta que era

o lo bien que se hacían las cosas. Encuentra un punto medio y no hables de más, la prudencia es un gran valor.

 

SÍ, SÍ, SÍ

* CONFÍA EN TI. Que no te dé el síndrome del impostor; si ya estás ahí, es porque tienes lo necesario para estar en el puesto. Para eso son las entrevistas, no dudes de ti mismo ni de tu capacidad, ya que eso es justo lo que te consiguió el trabajo.

* PON EL CELULAR EN SILENCIO. Algo tan simple como esto te puede dar muchísimos puntos. Lo último que quieres es ser el que interrumpe una junta con su ringtone de Ariana Grande.

* VUÉLVETE UN PEOPLE PERSON. Te van a presentar a muchas personas. Es difícil, pero esfuérzate en recordar sus nombres y áreas. Cuando necesites algo de ellos, va a ser un gran plus si te sabes sus nombres. Tampoco esperes a que un tercero te presente, preséntate tú mismo. Debes empezar a construir tu red de influencia desde el día uno.

* SÉ UN MARIE KONDO. Un lugar limpio y en orden te va a permitir ser más productivo. Esto es de TODOS los días, pero en especial al principio.

* ADAPTARTE Y TENER LEARNABILITY. Todo empleado es más valioso si cuenta con un alto grado de adaptación, que comprenda la cambiante y compleja realidad actual. Sé flexible, curioso y muestra deseo de aprender, así sean cosas que no son de tu área.

* COMUNÍCATE. Ten claro qué es lo que se espera de ti y cómo prefiere tu jefe que sea la comunicación (en persona, por teléfono, WhatsApp o por correo). No asumas nada. Antes de irte, SIEMPRE pregúntale si requiere algo adicional. Trabaja la relación hasta que estén cómodos con la forma en la que se comunican.

* LLEGA LISTO PARA EMPEZAR. La proactividad es muy valorada; alguien con ganas, mucha pila y buena actitud. Para dar esta impresión ofrece tu ayuda, anticípate a las necesidades y propón soluciones.

* INNOVA. Analiza y haz planes sobre cómo aportar a los proyectos. Como afirma Marshall Goldsmith, “Lo que te trajo hasta aquí, no te llevará hasta allá”. Algo que las empresas quieren ver degente que se integra son propuestas nuevas, frescura e ideas para mejorar.

* TEN UN MASTER PLAN. El plan de ataque es muy importante, ten en mente fechas de entrega y métodos de trabajo. Para ello, Right Management (empresa de ManpowerGroup) recomienda hacer un plan de 30-60-90 días. En él se establece qué te gustaría lograr en tus primeros tres meses.

Primeros 30 días: sácale todo el provecho a las capacitaciones, conoce a tus compañeros y las áreas, aprende procesos de la empresa y los productos o ser vicios.

Primeros 60 días: dedícate a estudiar las mejores prácticas de la industria. Establece metas, solicita retroalimentación, haz relaciones sociales e identifica mentores.

Primeros 90 días: obtén retroalimentación y ajusta tu plan.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta